InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de AlhanaRhiverCross


AlhanaRhiverCross
30 abril 2018
He debido de vivir en una burbuja el último año porque nunca había visto esta novela por ninguna parte hasta Vanessa, del blog y el canal Iris de Asomo, propuso hace unas semanas una lectura conjunta, que podéis seguir con el hashtag #LCRevolución, y me animé básicamente porque tanto la portada como el título me llamaron la atención, había visto a los autores por las redes sociales y me apetecía algo distinto a lo que leo últimamente, que es mucha romántica. Así que sin saber de qué iba me lancé a por el libro y comencé un poco por la diversión de leer y comentar con otr@s lector@s más que por encontrarme algo que me sorprendiera realmente. Y vaya si he quedado sorprendida no, completamente obsesionada con TODO lo que han creado Geo Costa y Fer Alcalá, los autores detrás del pseudónimo Costa Alcalá, que además son súper cercanos y han estado animando la lectura conjunta con muchísimo material extra por Twitter, con fan arts y aesthetics preciosos (y además aquí en su web también hay más cositas curiosas, como fichas de personajes). Voy a hacer un esfuerzo tremendo para organizar mis ideas porque mi nivel de fangirlismo es tal que no sé ni por dónde empezar a opinar.

En primer lugar, no tengo claro dónde encuadrar esta novela en mi esquema de géneros porque es una especie de fantasía épica steampunk juvenil con muchos toques de misterio, humor y acción. Una historia que englobe tantísimos aspectos ya suma puntos por el mero hecho de intentarlo, pero es que si además consigue hacerlo con tanta armonía, sin que ninguno de esos elementos desentone en toda la novela, pues yo me levanto y aplaudo a quien ha sabido coordinar tantas ideas y hacer que funcionen como engranajes perfectos. También debe de ser por mi vena potterhead, pero reconozco que cualquier historia que transcurra en una academia de magia y/o poderes, en la que entrenan una serie de personajes y se nos muestran sus diversas relaciones y aventuras a lo largo de un curso, me tiene ganada a la mitad por muy aburrida que pueda ser la trama. Así que seguimos sumando puntos a La segunda revolución porque comienza justo al inicio del año escolar en el Liceo, una escuela para jóvenes en la que se forman para pertenecer a la Guardia de Blyd y donde aprenden a controlar los diferentes poderes de todas las familias (Fuego, Aire, Ilusión, Azar…) además de la suya propia, cuyo elemento es el que dominan de por sí.

Ese “primer día de cole” conocemos a todos los (numerosos) personajes. Aunque la trama se centra en los nuevos alumnos de primer curso, también hay otros de cursos superiores que ya se conocen de otros años, pero los lectores tenemos que descubrirlos poco a poco. Sé que me estoy metiendo un jardín si empiezo a comentar lo enamorada que estoy de muchos de los protagonistas pero voy a intentar lanzaros ideas generales sobre lo que os podréis encontrar en este coro tan completo. Para empezar, olvidaos de todos los arquetipos que creáis conocer dentro de la creación de personajes: aquí no hay ninguno que siga las líneas típicas de lo que son los protagonistas habituales de las novelas juveniles de fantasía. Lo mejor es que están distribuidos como en pequeños grupos (que nos facilita no liarnos al leer), como sucedería en cualquier clase de instituto, sólo que aquí las lecciones consisten en prender fuego a las cosas, lanzar rayos o crear ilusiones.

En un primer momento, es imposible no encariñarse con Kózel, uno de los personajes más raritos que he conocido últimamente (no se deja tocar, rehúye de la gente, le encanta estar a solas en la biblioteca colocando tomos antiguos…) y aún así, por mucho que lo intenta, tampoco puede evitar hacer amigos también muy particulares. Por ejemplo, Lórim, otro alumno de primer año que está dispuesto a todo por caer bien y congeniar con todo aquel que le haga caso (y con quien no le haga caso, también). Para terminar este primer trío de compañeros, se les suma Nero, la extraña chica con el extraño poder de adivinar las probabilidades de que ocurran las cosas gracias a su poder de la familia Azar. Juntos intentan sobrevivir al curso sin llamar mucho la atención (bueno, esto a Lórim le da igual) y aprobando todas las asignaturas posibles (bueno, esto a Lórim también le da un poco igual) sin morir en el intento. Las situaciones y los diálogos que se forman entre los tres son divertidísimas; sobre todo, ver cómo se vacilan Kózel y Lórim me ha parecido una de las mejores cosas que incluye la novela, porque ya estaba un poco saturada de dramones en las fantasías juveniles.

Por otra parte, formando otro grupo de amigos ya consagrado, tenemos al guaperas de Vann, con su sonrisa irresistible que trae locas a todas las chicas (quizás a algún chico) y al que le toca compartir cuarto con Kózel, uno de los novatos, mientras que sus dos mejores amigos, Kástor y Enzo, tienen la suerte de estar juntos en una misma habituación. Para mí, el más fascinante de los tres es Kástor, miembro de una de las familias más influyentes de Blyd y perteneciente a Fuego, considerados como de la aristocracia antes de que explotara la primera revolución y con una personalidad ambigua, introvertida, con problemas de autocontrol y que sólo quiere aceptarse a sí mismo, antes de que lo acepten los demás. Además tiene que lidiar con el insoportable de su primo Sammler, que se ha propuesto hacerle la vida imposible y extorsionarle con la amenaza de contar a todos su secreto. Sí, otro más para la colección de misterios porque además, si le añadimos que entran en escena el detective Brynn y el agente Cait, un par de polis, digo, guardias de Blyd, que están investigando un asesinato del que Kástor parece ser el principal sospechoso, ya perdemos la cuenta de cuánto hay por resolver en esta novela.

Por lo tanto, con todo este despliegue de artistas en el escenario, los focos de la trama se centran sobre todo en los acontecimientos misteriosos que parecen confluir en el Liceo durante el curso como el asesinato que os comentaba, un problemático grupo de guerrilleros descontentos con la nueva situación de libertad y democracia o todos esos alumnos que parecen guardar muchos secretos. Realmente nadie conoce a nadie y ninguno sabe hacia dónde tiran las lealtades pese a haber pasado casi dos décadas desde que triunfara la primera revolución para derrocar a los Dominio, la familia tirana que gobernaba en Nylert. Como podéis imaginar por el título de la saga, todo parece apuntar a que la relativa paz que ahora impera en el país no va a durar mucho más. Mientras tanto, las relaciones entre todos los personajes se van desarrollando ante nuestros ojos y vamos cambiando de punto de vista para conocer todos los ángulos y empezar a shippearlos a lo loco, a sospechar de un@s o de otr@s y a montarnos nuestras teorías sobre quién es quién.

Teniendo en cuenta que el worldbuilding en esta novela es sólo un aperitivo, casi podríamos pensar que vamos a sentir empacho con tantísima información que se deja entrever sobre el mundo que han creado estos autores, pero no. A mí se me hace la boca agua cuando me adentro en historias de fantasía que contienen toda una construcción de contexto y ambientación tan completas como ésta. Tampoco es que haya demasiada descripciones ni muy elaboradas, pero la visualización de los espacios físicos principales en los que se desarrolla la trama, la capital del país, Blyd, y el Liceo, se hace más fácil porque (alabados sean los Antepasados, como diría Kózel) la edición incluye sendos mapas en los que podemos ubicar la acción a medida que transcurre la historia. Creo que os he comentado lo mucho que me chiflan los mapas, pero es que además también hay otros extras como los emblemas de las familias y una breve explicación acerca de ellas, por no hablar de los detalles repartidos por todo el libro indicando quién será el protagonista de cada escena, aunque el narrador sea omnisciente en tercera persona.

Respecto al estilo de estos autores a cuatro manos, aparte de todo lo que ya he destacado en cuanto a su imaginación y su versatilidad, uno de los aspectos más atractivos que tiene su historia es que está plagada de humor, sarcasmo e ironía pero de esa forma tan sutil que a mí es la única que me hace reír. Además que hay muchísimos detalles que me encantan, como por ejemplo, la molestia que se han tomado en crear nombres asexuales para los personajes porque todos, incluidos los apellidos, son completamente originales. También los pequeños cambios que han hecho para trasladar nuestra tecnología actual a un mundo fantástico, y digamos, alternativo, con el uso de artefactos que se parecen “sospechosamente” a nuestra televisión o nuestros móviles, pero sin serlo. Así que, como os decía al principio, ¿cómo no voy a quedar completamente maravillada con una novela así?

Por si no ha quedado clara mi opinión en los párrafos anteriores, no sé qué he estado haciendo hasta ahora que no había leído La Segunda Revolución, aunque ahora viendo lo poquito que queda para la publicación de la continuación, casi me alegro porque siento pura ansiedad por poder saber cómo se va a desarrollar lo que Costa Alcalá sólo nos acaban de presentar. Todo en esta novela tiene una calidad narrativa tan visual que ojalá pudiéramos verla en pantalla. Os aseguro que es de estas historias que si se convirtiera en serie de Netflix, emocionaría a Spielberg (o por lo menos, los ojos le harían chiribitas). Os recomendaría que os lanzarais a leerla a ciegas como he hecho yo porque es una apuesta segura.
Enlace: https://enmitiempolibro.blog..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}