InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
Las mejores frases de Solo una aventura (4)

Galena
Galena 12 febrero 2018
—Ambra, tú también las tendrás, supongo —oyó decir a Jill.
—Disculpa, no te he oído, ¿de qué estáis hablando?
—De amenazas en la red —repitió Jill.
—Se refiere a las porquerías que le mandan por Instagram —explicó Mattias.
—Nos afecta a todos —convino—, tanto a los periodistas como a los artistas, pero sobre todo a las mujeres. Y si además eres joven, puede resultar insoportable.
—Pero, ¿qué se puede hacer para evitarlo? —preguntó Mattias con una arruga en el entrecejo.
—Las amenazas y el odio contra las mujeres no son lo prioritario —Jill parecía conocer bien el tema—. Tengo un troll en la red que me suele amenazar con cortarme los pechos y violarme. La última vez dijo que lo haría con un martillo y una botella rota. La policía siempre archiva el caso, así que ya no lo denuncio.
Comentar  Me gusta         10
Aure
Aure 27 abril 2018
El otoño anterior había regresado de entre los muertos.Pero hasta ese momento no había vuelto a sentirse vivo.
Comentar  Me gusta         00
Galena
Galena 12 febrero 2018
—Muchas veces me siento como una especie de extraterrestre —resumió.
—Tienes que ser tú misma. Hay muchos hombres estúpidos, así que tiene que haber muchas mujeres estúpidas para ellos.
—Eso suena poco solidario.
—No puedes ser solidaria con la gente solo porque sean de tu mismo género. Y la estupidez no tiene que ver con el sexo, está en todas partes.
—Pero ¿por qué crees que algunas mujeres tienen tanta facilidad para conocer a alguien? —preguntó. Eso era lo que de verdad quería saber.
—Para ser sincera, creo que muchos simplemente se conforman —respondió Elsa, y después se levantó para coger la botella de jerez.
Comentar  Me gusta         00
Galena
Galena 12 febrero 2018
Dos hombres de mediana edad se encaminaban hacia ella gesticulando y hablando en voz alta, vestidos con pantalones de traje debajo de unos chaquetones de invierno llamativamente modernos. Continuaron su camino directos a ella. Ambra se hizo a un lado de la acera, pero ellos no se desviaron y siguieron ocupando todo el espacio, hasta que en un momento dado ella tuvo que bajarse a la calzada para evitar que la arrollaran. Se volvió y los miró. Ellos siguieron como si fueran los dueños de la acera y del mundo. Con actitud altanera, se alejaron riendo y dándose golpecitos en la espalda. Una vez leyó un estudio sobre ese fenómeno, que decía que las mujeres solían apartarse cuando se cruzaban con alguien. Se preguntó si esos hombres serían de los que, cegados por su propio comportamiento y autosuficiencia, bromeaban en Facebook acerca de que la gente debería comprometerse en cuestiones importantes en lugar de una imaginaria desigualdad
Comentar  Me gusta         00


    Comprar este libro en papel, epub, pdf en

    Amazon ESCasa del libro





    Test Ver más

    ¿Cuánto sabes sobre Lovecraft?

    Fue un escritor...

    británico
    estadounidense
    australiano
    francés

    10 preguntas
    11 lectores participarón
    Thème : H. P. LovecraftCrear un test sobre este libro
    {* *}