InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8497937848
Editorial: Debolsillo (03/06/2015)

Calificación promedio : 4.3/5 (sobre 5 calificaciones)
Resumen:
«¡Ah! Vanitas vanitatum! ¿Quién de nosotros es feliz en este mundo?»

En el recinto de la Feria se erige suntuoso uno de los mejores retratos de la sociedad inglesa de principios del siglo XIX, cuyo director de escena de mirada desencantada no es otro que William M. Thackeray, maestro en el arte de crear personajes femeninos. Así, pronto veremos pisar el escenario a dos mujeres inolvidables: la dulce y apocada Amelia Sedley y la inteligente y ambiciosa... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (3) Añadir una crítica
solo_libros2022
 23 junio 2022
«¡Ah! Vanitas vanitatum! ¿Quién de nosotros es feliz en este mundo?»
En el recinto de la Feria se erige suntuoso uno de los mejores retratos de la sociedad inglesa de principios del siglo XIX, cuyo director de escena de mirada desencantada no es otro que William M. Thackeray, maestro en el arte de crear personajes femeninos. Así, pronto veremos pisar el escenario a dos mujeres inolvidables: la dulce y apocada Amelia Sedley y la inteligente y ambiciosa Becky Sharp cobran vida en un juego fascinante, lleno de trampas y de emoción con las Guerras Napoleónicas como trasfondo, en una obra magistral de la literatura de todos los tiempos: La feria de las vanidades.
Opinión personal. Clásico de la literatura inglesa. La novela es una sátira de la sociedad de la época, con una metáfora sombría, porque William ve a la mayoría de la gente como tonta y egoísta, según contó él mismo a la crítica. La diferencia entre clases y las batallas que deben batir cada uno de los personajes para salir adelante está muy bien descrito. El carácter de los personajes se oscure a través de las páginas. La vanidad, la codicia, la holgazanería, la hipocresía están muy latentes en la novela. Las descripciones de los personajes y sus vestuarios, nos trasladan a esos tiempos y la de los escenarios nos llevan por todos los países donde se trasladan sus protagonistas. Una excelente obra.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
EmilianoPD
 26 agosto 2021
Una novela con un indudable interés histórico (o sociológico), que no ha perdido seguidores más de 170 años después, pero... excesivamente larga y tediosa hasta el hastío, con ese tono paródico y tendente al exceso, con tantas y tantas descripciones de lugares, situaciones y personas que, a mí al menos, no suscitan el menor interés.
¿Aspectos provechosos? Un uso espectacular de rotura de la cuarta pared, un atrayente balance entre las dos mujeres protagonistas (antagonistas, en verdad), una lucha cruenta entre la nobleza y la burguesía con hilarantes reflexiones sobre cómo unos y otros explotan sus recursos, un personaje como William Dobbin que parece prometer mucho... y poco más. La commedia è finita!
"Rebecca no era ni lo uno ni lo otro. Todo el mundo la trataba mal y la consideraba una joven misántropa, y casi podemos estar seguros de que la persona a quien todos tratan mal no merece otra cosa. El mundo es un espejo que devuelve a cada uno su imagen. Quien lo mira con ceño recibe de él mala cara, quien ríe ante él encuentra un compañero alegre y bueno;"
"A medida que desfilan nuestros personajes, pediré autorización, como hombre y como hermano, no sólo para presentarlos, sino, accidentalmente, para acercarme a las candilejas y hablar de ellos. Si son buenos, les demostraré mi simpatía y estrecharé su mano; si son tontos, me burlaré de ellos confidencialmente con el lector, y, si son malos y sin corazón, los injuriaré en los términos más recios que me permita la cortesía. de otro modo podríais creer que me burlo de la práctica de la lealtad que tan ridícula encuentra miss Sharp, que soy yo quien se ríe del tambaleante Sileno, cuando la risa sale de una persona que no respeta más que la riqueza y no busca sino el encaramarse. Estos tipos viven y prosperan en el mundo sin fe, sin esperanza, sin caridad. Duro con ellos, amigos míos, con toda nuestra alma. También hay algunos charlatanes e imbéciles que prosperan, y es para desenmascarar y combatir a éstos para lo que sin duda se inventó la Risa."
"¡Ah, Feria de las Vanidades, Feria de las Vanidades! de no ser por ti podría haber sido una mujer alegre: Peter Butt y Rose, feliz pareja en una granja cómoda, con calor de familia y una serie de placeres honestos, ocupaciones, esperanzas, luchas por la vida; pero en la Feria de las Vanidades un título y una carroza de cuatro caballos son regalos más preciosos que la felicidad; y si Enrique VIII o Barba Azul viviesen hoy y deseasen una décima mujer, no dudéis que obtendrían la muchacha más bella que hiciese su presentación en sociedad durante esa temporada."
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Lucysoto
 08 septiembre 2021
Debo confesar que la feria de las vanidades, es una novela que siempre quise leer después de ver la última adaptación al cine de esta. Es una novela bastante extensa, novela histórica que sucede durante la Inglaterra de las guerras napoleónicas, muestra toda una galería de tipos y costumbres de la sociedad británica de la época, como las temporadas, bailes, el exotismo hindú y el colonialismo británico, las debutantes, las institutrices. La novela en parte es otro libro con una protagonista institutriz, o digamos coprotagonista, pues en realidad son dos, ambas amigas Becky Sharp, de ascendencia francesa, hija de un pintor 'pícaro y Amelia Sedley, una joven perteneciente a la burguesía londinense. La novela no deja de ser un tanto moralizante, siendo Amelia el personaje que encarna la virtud esperada en una mujer de su época que sufre y se ver recompensada al final con la fortuna y el amor verdadero, y Becky como todo aquello lo que no se debe hacer, una arribista con grandes problemas económicos que solo le importan las frivolidades de la feria de las vanidades. El autor repite esta última frase, tomada de la novela el progreso del peregrino, cada cierto tiempo, recordando al lector y disculpándose de su afán moralizante. Una novela interesante para conocer una época de ande conquistas y convulsa para la humanidad.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (5) Añadir cita
TandisquemoiquatrenuitsTandisquemoiquatrenuits01 noviembre 2021
A propósito del pueblo llamado Crawley de la Reina, se refiere que la reina Isabel, habiéndose detenido a almorzar en Crawley, en uno de sus viajes, gustó tanto de la cerveza que le presentó el Crawley de la época (hermoso caballero de barba rizada y bien conformada pierna), que inmediatamente erigió al pueblo en cabecera del distrito, con derecho a tener dos representantes en el Parlamento, y el pueblo, a partir del fausto día en que recibió visita tan ilustre, tomó el nombre de Crawley de la Reina, que conserva en la actualidad. La mano del tiempo y las mutaciones que los siglos crean en los imperios, en las ciudades y en los pueblos, han hecho, ¡ay!, que la población sea hoy muchísimo menos populosa de lo que fue en tiempos de la reina Isabel. Es más: tan a menos ha venido, que generalmente se le llama aldea arruinada... pero a bien que sir Crawley contestaría al calificativo, por cierto con perfecta razón: "Arruinada, ¿eh? Preguntadlo a mi caja, donde ingresan mil quinientas libras al año".
Era sir Pitt Crawley, así llamado en honor a su ilustre homónimo de la Cámara de los Comunes, hijo de Walpole Crawley, primer barón, guardasellos durante el reinado de George II, acusado de cohecho, como tantos otros caballeros honradísimos de la época, y Walpole Crawley, fue hijo de John Churchill Crawley, nombre que le impusieron en honor al célebre general del reinado de la reina Ana. Menciona, además, el árbol genealógico, que pende de uno de los muros del salón de la casa solariega de la familia, a Carlos Estuardo, llamado más tarde Barebones Crawley, hijo del Crawley de la época de Jacobo I, finalmente al Crawley de la reina Isabel, cuyo retrato, armado de punta en blanco y luciendo la luenga barba rizada sobre el peto de su armadura, fecunda el árbol que brota de su cintura, como es de rigor, y en cuyas ramas principales se leen los nombres antes mencionados. Junto al nombre de sir Pitt Crawley, barón, objeto de la presente memoria, figura el de su hermano, el reverendo Bute Crawley, que vino al mundo cuando el gran hombre del Parlamento estaba en desgracia, rector de Crawley-cum-Sanailby, y los de muchos otros miembros, varones y mujeres, de la familia Crawley.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
EmilianoPDEmilianoPD26 agosto 2021
¡Ah, Feria de las Vanidades, Feria de las Vanidades! De no ser por ti podría haber sido una mujer alegre: Peter Butt y Rose, feliz pareja en una granja cómoda, con calor de familia y una serie de placeres honestos, ocupaciones, esperanzas, luchas por la vida; pero en la Feria de las Vanidades un título y una carroza de cuatro caballos son regalos más preciosos que la felicidad; y si Enrique VIII o Barba Azul viviesen hoy y deseasen una décima mujer, no dudéis que obtendrían la muchacha más bella que hiciese su presentación en sociedad durante esa temporada.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
EmilianoPDEmilianoPD26 agosto 2021
A medida que desfilan nuestros personajes, pediré autorización, como hombre y como hermano, no sólo para presentarlos, sino, accidentalmente, para acercarme a las candilejas y hablar de ellos. Si son buenos, les demostraré mi simpatía y estrecharé su mano; si son tontos, me burlaré de ellos confidencialmente con el lector, y, si son malos y sin corazón, los injuriaré en los términos más recios que me permita la cortesía. De otro modo podríais creer que me burlo de la práctica de la lealtad que tan ridícula encuentra miss Sharp, que soy yo quien se ríe del tambaleante Sileno, cuando la risa sale de una persona que no respeta más que la riqueza y no busca sino el encaramarse. Estos tipos viven y prosperan en el mundo sin fe, sin esperanza, sin caridad. Duro con ellos, amigos míos, con toda nuestra alma. También hay algunos charlatanes e imbéciles que prosperan, y es para desenmascarar y combatir a éstos para lo que sin duda se inventó la Risa.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
EmilianoPDEmilianoPD26 agosto 2021
Rebecca no era ni lo uno ni lo otro. Todo el mundo la trataba mal y la consideraba una joven misántropa, y casi podemos estar seguros de que la persona a quien todos tratan mal no merece otra cosa. El mundo es un espejo que devuelve a cada uno su imagen. Quien lo mira con ceño recibe de él mala cara, quien ríe ante él encuentra un compañero alegre y bueno;
Comentar  Me gusta         10
YaniYani18 abril 2018
Piensa qué derecho tienes tú para ser desdeñoso, cuando tu virtud es una deficiencia de la tentación, tu éxito puede ser un azar, tu rango puede ser el accidente de un antepasado, tu prosperidad es muy probablemente una sátira.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: s. xixVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea

Otros libros de William Makepeace Thackeray (1)Ver más




Test Ver más

¿Jane Austen o Brontë Sisters?

¿Quién escribió «Agnes Grey»?

Jane Austen
Anne Brontë
Charlotte Brontë
Emily Brontë

15 preguntas
85 lectores participarón
Thèmes : jane austen , literatura inglesa , históricaCrear un test sobre este libro