InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 841620554X
Editorial: Consonni (15/01/2020)

Calificación promedio : 4.33/5 (sobre 3 calificaciones)
Resumen:
Mujer al borde del tiempo, de Marge Piercy, es una de las novelas más aclamadas de su género. A menudo se la compara con otras fantasías feministas de los setenta, como Los Desposeídos, de Ursula K. Le Guin, o El Cuento de la Criada, de Margaret Atwood. Un clásico de la ficción especulativa que por fin se traduce al español, cuarenta años después de su publicación.

Una mujer chicana, Connie Ramos, ha sido encarcelada injustamente en una institución me... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG
Críticas, Reseñas y Opiniones () Añadir una crítica
MariaT
16 marzo 2020
¿Qué pasaría si pudieses ver el futuro? Si no importara lo opresivo que sea tu presente porque tienes la oportunidad de viajar a un futuro en el que se vivirá mucho mejor. Descubrir que cosas que ahora parecen inalcanzables como la igualdad o la eliminación de la pobreza, fuesen una realidad en un tiempo que está por venir. ¿Qué ocurriría si ese futuro esperanzador estuviese en peligro? ¿Si en vez de en una utopía podríamos acabar en una distopía deshumanizadora y tú puedes ayudar para evitar que ocurra? Hoy quiero recomendarles Mujer al borde del tiempo, de Marge Piercy. Una obra clásica de la ciencia ficción especulativa que permanecía inédita en español y que ahora podemos disfrutar gracias a la editorial Consonni.
“El objetivo de crear futuros es hacer que la gente pueda imaginar qué quiere y qué no quiere que pase, y quizás hacer algo al respecto”.
Publicado originalmente en 1976, Mujer al borde del tiempo es un libro de ciencia ficción feminista que nos presenta tanto un futuro utópico como su alternativa distópica. Pero que hace hincapié sobre todo en mostrarnos más detalladamente el mañana más esperanzador y brillante, ese al que deberíamos aspirar. En la magnífica introducción de la autora que acompaña a la novela y que apareció junto a la edición por el cuarenta aniversario de su publicación en inglés en 2016, nos habla de cómo surgió el libro y de cómo la utopía nace del hambre que tenemos de algo mejor y de cómo la esperanza es el motor que nos permite imaginar esos futuros.
Esta es la historia de Connie Ramos, una mujer chicana que vive en Nueva York y que termina, de manera completamente injusta, encerrada en una institución psiquiátrica. Aunque Connie sabe que no está enferma, sus doctores consideran que es un peligro para sí misma y para la sociedad y por eso la mantienen confinada y drogada contra su voluntad. Todo intento de explicar al personal del centro que ella no necesita estar allí es considerado como un síntoma más de su enfermedad. Pero como no es la primera vez que Connie ha estado ingresada, ya conoce el sistema, y trata de usar ese conocimiento para escapar, aunque parezca imposible.
“La última vez no había luchado; había venido voluntariamente con la trabajadora social. Creyéndose su enfermedad. Había venido humildemente, contaminada de autodesprecio, harta de estar viva”.
En un primer momento, no conocemos qué llevó a nuestra protagonista a su primera reclusión en un hospital psiquiátrico. Pero en lo que vamos desentrañando su historia, el sentido de injusticia y la impotencia se va acrecentando en nosotros. Una hija a la que ya no puede ver, un esposo muerto, el amor de su vida asesinado, Connie lo ha perdido todo. Pero cuando recibe la visita de una persona que afirma venir del futuro quizás encuentre de nuevo algo por lo que luchar.
Aunque su primera visita a ese futuro sea un tanto decepcionante, y Connie se pregunte dónde están los rascacielos o las megaciudades, a medida que puede escapar de la medicación incapacitante del hospital y recorrer esa sociedad futura podrá comprobar sus muchos beneficios. Ecologista y lleno de igualdad, es un lugar donde no existe el racismo o el sexismo y en el que las decisiones se toman de manera grupal. Un futuro en el que lo niños no son criados por madres sobrecargadas de trabajo, sino por toda la comunidad, que establece todo un sistema completamente diferente e integral de crianza para hacer de cada individuo un ser completo y feliz.
“—Sin esa confianza social, ¡qué carga sería tener criaturas! Las criaturas son descendientes de todo el mundo, preocupación y asunto común, el futuro de todo el mundo”.
Pero ese futuro esperanzador no es el único posible. En uno de sus viajes, Connie también tiene contacto con un mundo que está tan contaminado que las personas viven encerradas en megaconstrucciones, incapaces de ver el sol. Un porvenir en el que las diferencias de clases solo se han acrecentado de manera que unos pocos tengan todos los recursos y los demás deban hacer todo lo posible para escapar del escalafón más bajo, ese que muere en la superficie de enfermedades o hambre. Es por esa visión distópica tan aterradora que se considera a Marge Piercy como una de las precursoras del ciberpunk. Una de las mejores cosas del libro es que nos invita a reflexionar, puede que evitar que ese horror se convierta en realidad dependa de personas tan comunes como Connie, o nosotros mismos.
Si bien es cierto que descubrir el futuro de igualdad es fascinante y ver una sociedad a la que aspirar es esperanzador, vivir junto a nuestra protagonista lo que significaba estar encarcelada en un hospital psiquiátrico es aterrador. Creo que pocas veces lo he pasado tan mal leyendo como con el primer capítulo del libro, en el que vemos como injustamente nuestra protagonista termina recluida. No tenía ni veinticinco páginas conociendo a Connie y ya toda la situación de cómo acaba en el hospital me creaba ansiedad real. Piercy logra que empatices tanto con sus personajes que es imposible que no sufras con su dolor, y ante los abusos que no hacen sino ir acumulándose.
“No nací ni fui criada para librar batallas, sino para ser modesta, sosegada, amable. Una sola persona a quien amar. Apenas un pequeño rincón de amor para mí. Solo por ese amor, lo habría soportado todo y nunca habría devuelto el golpe. Habría obedecido. Habría aceptado estar harta, harta de ser pobre, harta de estar enferma, de tener hambre, de estar sola y de que me roben y me utilicen… Pero no tengo nada. ¿Por qué no habría de contraatacar?”.
Futuros a los que aspirar, porvenires a los que temer, injusticias de un sistema que marginaliza a los diferentes, y especialmente a las mujeres que no cumplen el papel impuesto por la sociedad y lo que se espera de ellas… Mujer al borde del tiempo, de Marge Piercy, es una de esas lecturas que te cambian. Desde la crueldad de un mundo que envía a todo el que molesta a los psiquiátricos como si se trataran de deshechos, hasta lo inhumano de probar drogas y terapias en presos y reclusos porque están en una posición de indefensión. El libro es tan crítico con tantos temas que, aunque escrito hace cuarenta años, sigue tan vigente como en el año de su publicación. Gracias a la editorial Consonni por recuperar este clásico imprescindible. También a Helen Torres por esa excelente traducción y a todo el equipo de corrección, no debió ser un proceso fácil trasladar al español ese lenguaje sin sexismo del futuro. No me queda más que recomendarles que le den una oportunidad. Va directo a mis lecturas favoritas del año.
Enlace: https://inthenevernever.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Relatosymas
07 octubre 2020
Buf. Fue lo primero que pensé al acabar Mujer al borde del tiempo (Editorial Consonni). No porque no me hubiera gustado, sino por todo lo contrario. Porque hablamos de una novela que se escribió en 1976 y que sin embargo, sigue estando de actualidad, aunque suene a topicazo.
Era entonces cuando empezaban a aparecer en la literatura de ficción cuestiones relativas a problemas de la época, como la ecología o la perspectiva de género. Y da un poco de vértigo pensar que cuarenta años más tarde seguimos atascados con los mismos temas, sin haber avanzado apenas nada.
Mujer al borde del tiempo no es Ciencia Ficción, aunque aparecen viajes en el tiempo. Es un libro rabiosamente actual que se centra en los desheredados de la sociedad, en los desposeídos (que diría Ursula K. le Guin, con quien también se ha comparado). En realidad es una novela realista con toques fantásticos. O no, porque se trata de un libro tan rico, con tantos matices y capas de lecturas que resultaría reducionista quedarnos sólo en uno de sus detalles.
Consuelo (Connie) Ramos es una mujer mexicana de clase baja, que vive gracias a trabajos precarios y que tiene que rendir cuentas ante la asistente social. Ha tenido un par de matrimonios desgraciados y le han retirado la custodia de su única hija. Una noche, su sobrina Dolly acude a su casa llena de sangre y moratones. Gerardo, su chulo, le ha dado una paliza bestial. al defender a la chica, es denunciada e ingresada en un sanatorio mental de la época.
"Parte de la razón por la que la gente escribe ficción especulativa es para sugerir que puede haber alternativas. La imaginación es una herramienta de liberación muy poderosa. Si no puedes imaginar otra cosa, no puedes trabajar para alcanzarla", Marge Piercy
Los años setenta fueron especialmente prolíficos en el campo psiquiátrico, pero en el mal sentido. Fue la época de las lobotomías y los electroshocks, además de los comas diabéticos. Se creía firmemente que con el condicionamiento adecuado, por doloroso que fuera, servia para "curar" todo tipo de taras (que para la época eran tales, claro), entre las que se encontraban la homosexualidad o el travestismo.
Pero Connie establecerá contacto con Luciente, un ser del futuro que la visitará en el hospital y que le llevará a conocer su sociedad. Se trata de una vida idílica en la que no hay propiedad privada, la economía se basa en el reciclaje y los cultivos y en el que existe la plena igualdad. Pero el precio ha sido alto. Las mujeres han tenido que renunciar a su capacidad de concebir para ser consideradas iguales a los hombres y existe la amenaza de una guerra tecnológica en ciernes.
¿Cómo una obra de los setenta puede reflejar tan bien problemas del siglo XXI? Porque no sólo trata cuestiones aparentemente modernas como los géneros o la guerra contra el desperdicio y la obsolescencia programada. También es una crítica a las instituciones mentales, tan deshumanizadas y en las que doctores universitarios que parecen sacados de un campo de concentración se dedican a investigar con los reclusos, carne de cañón que no importa a nadie, ni siquiera a sus propias familias.
La traducción de Helen Torres es muy buenta, sobre todo porque se trata de una ficción especulativa que usa un lenguaje propio, mezcla de inglés y de español en el futuro, creando términos nuevos (un poco a la manera de Forastero en tierra extraña de Heinlein). A este respecto, resulta muy esclarecedora la nota de la traductora al final, explicando sus dificultades.
¿Cuál es la diferencia entre un futuro idílico y los duros años actuales? La figura de Luciente y de sus compañeros Abeja, Ardilla, Aurora, etc. pondrán de manifiesto las terribles dificultades que ofrece el presente para una mujer como Connie, mexicana, de clase baja y mujer encima. Marge Piercy nos deja la solución en nuestras manos y nos muestra el camino hacia un futuro posible, a pesar de la Humanidad.
Enlace: https://rociotizon.blogspot...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
medinazurita
18 marzo 2020
Para Marge Piercy, las utopías nacen del dolor de lo que no se tiene. Cuando se habla de crianza comunitaria, se hace porque las madres se ven solas en la maternidad o cuando se imagina un mundo en el que hay igualdad, se hace desde una situación de discriminación. En Mujer al borde del tiempo, editado por Consonni, la autora, envuelta en el halo de esperanza del feminismo de los 70, quiso imaginar un mundo sin relaciones de poder y respetuoso con la naturaleza. ⁣⁣⁣⁣⁣⁣⁣
⁣⁣⁣
En el libro, una mujer chicana, Connie Ramos, ha sido recluida injustamente en un centro psiquiátrico, donde espera a ser sometida a un experimento de control mental. Pero Connie esconde un secreto: aunque su cuerpo está encarcelado en el psiquiátrico, su mente puede viajar en el tiempo, exactamente hasta el año 2.137, a la utópica aldea de Mattapoisett. ⁣⁣⁣⁣⁣⁣⁣
⁣⁣⁣⁣⁣⁣⁣
En mi blog (link en la bio) os cuento cómo se organiza esta sociedad utópica que me ha fascinado. En ella reina una anarquía humanista, el género ha desaparecido, existe el respeto a la libertad sexual, no hay propiedad privada ni desigualdad y se respeta al medio ambiente. Y también os cuento cómo es la sociedad distópica con la que Connie se encuentra en otro de sus saltos en el tiempo, otro futuro posible al que se llegará si no se da una revolución desde abajo, en el que existe un capitalismo extremo y donde las mujeres son especialmente vulnerables. ⁣⁣⁣⁣⁣⁣⁣
⁣⁣⁣⁣⁣⁣⁣
Esas visiones del futuro (reales o no), hacen que tome conciencia de su situación real, doblemente discriminada, por ser mujer y pobre, y decida rebelarse con los medios que tiene a su alcance, porque se da cuenta de que esto es una guerra y que si aceptamos sin luchar nuestro sometimiento, la ganarán los mismos de siempre, los que nos llevarán a ese futuro sin esperanza, superpoblado, contaminado, patriarcal y discriminatorio. ⁣⁣⁣⁣⁣⁣⁣
Enlace: http://aliciamedinazurita.es..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
roxanaph
20 marzo 2020
Esta novela de la norteamericana Marge Piercy fue publicada originalmente en 1976 y es un lanzamiento de Consonni que enseguida llamó mi atención: una obra de ficción especulativa protagonizada por Consuelo (Connie), una mujer chicana recluida en un opresivo sanatorio psiquiátrico, pero que, por su especial fuerza mental, acaba contactando y viajando a un futuro de tintes utópicos ubicado en el siglo XXII, guiado por el misterioso personaje de Luciente.
Enlace: https://elplacerdelalectura...
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (3) Añadir cita
MariaTMariaT16 marzo 2020
No nací ni fui criada para librar batallas, sino para ser modesta, sosegada, amable. Una sola persona a quien amar. Apenas un pequeño rincón de amor para mí. Solo por ese amor, lo habría soportado todo y nunca habría devuelto el golpe. Habría obedecido. Habría aceptado estar harta, harta de ser pobre, harta de estar enferma, de tener hambre, de estar sola y de que me roben y me utilicen… Pero no tengo nada. ¿Por qué no habría de contraatacar?
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
MariaTMariaT16 marzo 2020
La última vez no había luchado; había venido voluntariamente con la trabajadora social. Creyéndose su enfermedad. Había venido humildemente, contaminada de autodesprecio, harta de estar viva.
Comentar  Me gusta         00
MariaTMariaT16 marzo 2020
—Sin esa confianza social, ¡qué carga sería tener criaturas! Las criaturas son descendientes de todo el mundo, preocupación y asunto común, el futuro de todo el mundo.
Comentar  Me gusta         00

Libros más populares de la semana Ver más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG





Test Ver más

¿Te atreves? Preguntas literarias que todo el mundo debería saber

¿Por qué decidió el Principito dejar su planeta?

Por orden del Rey
Porque el zorro estaba enfermo
Porque sentía que la rosa se aprovechaba de el
Porque quería conocer la Tierra

15 preguntas
195 lectores participarón
Thèmes : libros clasicos , Literatura y estudios literariosCrear un test sobre este libro