InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Editorial Autores de Argentina


Libros populares ver más


Críticas recientes
soleblanco77
 23 febrero 2020
Objetividad. Fidelidad. Invisibilidad : un ensayo a propósito del discurso de la traición en traducción literaria de Delfina Morganti Hernández.
Desde la primera clase en el traductorado de inglés, la mayor parte de los profesores me inculcaron tres principios que todo buen traductor debía cumplir: ser objetivo, ser fiel al texto fuente y ser invisible. Y me convencieron. Durante años creí ciegamente en estos tres principios, hasta que leí el ensayo de Delfina Morganti Hernández y me los derribó de un plumazo.



En su ensayo, Delfina cuestiona estos tres pilares que parecen regir la traducción literaria: objetividad, fidelidad e invisibilidad. Y yo diría que, en realidad, se pueden aplicar a casi todas las ramas de la traducción. Por el momento no me dedico a la traducción literaria, pero es una rama que me gustaría explorar en el futuro. Mis tres principales campos de especialización son el marketing, la tecnología de la información y la atención médica. Es muy común que en las guías de estilo que me proporcionan las agencias para las que trabajo se haga hincapié en estos tres pilares. En resumen, es algo que está fuertemente arraigado en el mundo traductoril.



El primer principio que cuestiona Delfina es el de la objetividad. Para ella, la objetividad absoluta es algo irreal. Creo que tiene razón. Cada traductor es diferente y, por lo tanto, dos traductores no traducirán de la misma forma un mismo texto. Cada lector (convengamos que el traductor es el lector más detallista y alerta que hay) reacciona de diferente manera ante un texto porque cada lector tiene una formación diferente. También influyen los sentimientos. En la literatura todo es subjetivo. Yo leo una novela y me parece genial. Mi vecino la lee y le parece horrible. Es muy difícil que un traductor sea neutral porque es un ser subjetivo como el resto de los mortales. En esta sección, Delfina habla del cliché que dice que todo traductor es un puente entre culturas. Como si solo fuera una persona encargada de trasladar conceptos de una cultura a otra, un mero transportista de ideas sin ningún sentimiento.



El segundo principio del que habla Delfina en su ensayo es el de la fidelidad. Y acá aparece en escena la famosa expresión traduttore, tradittore. El escritor es considerado el padre de la obra literaria, un ser superior, mientras que el traductor está en un segundo plano y enseguida es acusado de traidor si se toma alguna libertad al traducir una obra. Recuerdo algo que nos pasó a todos los alumnos cuando cursamos Traducción Literaria. En mi caso, cursé esta materia con el traductor Marcelo Coccino y ese año se desempeñaron como profesores adscriptos el traductor Santiago Biei y Delfina, la autora de este ensayo. Nosotros veníamos bastante estructurados y el principio de la fidelidad nos parecía incuestionable. Fue un shock cuando descubrimos que en la traducción literaria un traductor podía tomarse más libertades que en otros campos de la traducción. Me acuerdo que analizamos diferentes traducciones de un soneto de Shakespeare y nos sorprendieron las distintas estrategias que usaron los traductores. Recuerdo que incluso uno había traducido en prosa el soneto, algo que en su momento no me pareció muy fiel, pero que con el tiempo comprendí que era una opción más. Mientras leía la parte del ensayo sobre la fidelidad, me acordé de una frase de Borges: "El original es infiel a la traducción", frase que dijo al alabar la traducción al inglés del Vathek de Beckford, escrito originalmente en francés. Según él, la labor del traductor había dado como resultado un texto superior al texto de partida.



El tercer principio que se analiza en este ensayo es el de la invisibilidad. Esto es algo en lo que se hace hincapié todo el tiempo. Siempre se dice que una traducción es buena si no parece una traducción. Hace poco vi una entrevista que le hicieron al genial Xosé Castro y al final dijo: "Un buen traductor es como una tanga: no debe notarse". Si bien es cierto que, al traducir, el traductor debe lograr construir un texto que suene natural en la lengua meta, eso no quiere decir que sea invisible. Recuerdo que muchos docentes de traducción durante la carrera se manifestaban en contra del uso de la nota al pie, un recurso que visibiliza al traductor, ya que lo consideraban un fracaso del traductor, que al no poder traducir algo, lo había resuelto con una nota al pie. Cuando cursé Traducción Literaria, vimos que era una opción más, válida, siempre y cuando no se abusara de ella. También hablamos de la importancia de un prólogo del traductor, algo que Delfina menciona en el ensayo y que recomienda. Pero los traductores también somos invisibles en la vida. La gente no reconoce nuestro trabajo, salvo cuando nos equivocamos. Es típico escuchar comentarios sobre la mala traducción de una novela de moda o la mala calidad de los subtítulos de una película. Además, la mayoría de la gente no sabe qué hace un traductor. Es algo que siempre me preguntan cuando les digo cuál es mi profesión.



Por último, Delfina propone enseñar teoría, además de práctica en la materia Traducción Literaria y estoy completamente de acuerdo. A veces me pasaba como alumna que no sabía como justificar una opción de traducción ya que fue muy poca la teoría a la que accedí durante mi formación. La mayoría de los profesores tienden a concentrarse en la práctica. También solía pasarme al comienzo del ejercicio laboral de mi carrera.



En lo personal, algo que me gustó mucho del ensayo es que Delfina dice que el traductor literario es un reescritor. Me parece una excelente definición. Y también me gustó la parte en la que habla de la labor del escritor al decir que también es un traductor porque el escritor debe "traducir" las ideas que tiene en su mente para plasmarlas en el papel.



En resumen, el ensayo de Delfina Morganti Hernández me pareció una lectura altamente recomendable no solo a los traductores literarios, sino también a los estudiantes de traducción, más allá de qué ramas de la traducción decidan elegir. A mí me sirvió para replantearme varias cosas que siempre había dado por sentado y ahora ya no considero tan sagrados a estos tres principios, que hasta hace un tiempo me parecían pilares imprescindibles de toda buena traducción.
Enlace: http://smblanco.blogspot.com..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
clintparkerbooks
 29 enero 2020
Los años rotos de Emir Andrés Ibañez
El lenguaje, por su propia naturaleza, es incapaz de representar perfectamente la realidad. Quiero decir, mis palabras nunca pueden ser 100% fieles a mis sensaciones e ideas. Por eso lamento que no puedan transmitir todo lo que siento por la novela dramática "Los años rotos", del booktuber y escritor Emir Ibañez (@emir.books).



Es tremenda novela. Tienen que leerla (así, con el imperativo). Si aman la literatura como yo, es una experiencia que no pueden dejar pasar.



Las primeras novelas suelen mostrar la inexperiencia del autor, pero éste para nada es el caso. Se nota muchísimo la gran cantidad de trabajo de escritura, corrección y reescritura que Emir realizó (¡Y sin ayuda de un corrector profesional! ¡Doble mérito!). El resultado: una novela escrita de una manera excepcional, con grandes personajes, tremenda trama, excelente ritmo y muy pocos, poquísimos detalles con los cuales ser crítico. En este último sentido, y para ser honesto con un análisis crítico profundo, el primer capítulo de la obra es demasiado extenso, tanto en sí mismo como en relación con los demás capítulos de la obra. Sin embargo, es realmente una observación menor ante tantas luces que tiene la obra.



Yendo a las luces, entonces, la construcción de personajes es excelente. Tanto el protagonista como los personajes secundarios están bien tridimensionales, como me gusta decir. Son personajes de carne y hueso, con vicios, virtudes, conocemos cómo piensan, qué hacen, cuál es su historia. Se desarrollan perfectamente todos los personajes que importan para la trama, un acierto en las novelas, que otras veces presentan personajes acartonados y poco humanizados.



En conexión con lo anterior, las historias secundarias se van desarrollando a su ritmo, no están forzadas, ni puestas sin sentido. Todas concluyen, no quedan cabos sueltos u historias olvidadas a mitad de novela.



Finalmente, ante todo lo que podría decir sobre la novela, amé a sus personajes. Pablo es un protagonista muy complejo, con el que empatice muchas veces, la mayoría, pero con el que también sentí enojo ante algunas acciones. Y es que es un protagonista complejo, como decíamos, que además realiza muchas acciones desde lugares y motivaciones muy oscuras y fuertes que vamos a ir conociendo durante toda la obra. Él está tan bien construido y sabemos tanto de su vida que se nos presenta como cualquier ser humano con sus luces y sombras. Gran logro construir un protagonista así. La familia de Pablo sigue en mayor medida esa complejidad, odié al padre casi siempre, salvo cuando realizaba esas acciones que te recuerdan que nadie es absolutamente malo, sino que también hay luz en las personas que parecen más oscuras. La madre me despertó sensaciones mixtas en distintos momentos. Sus hermanas, Karina y Carolina, despertaron sensaciones diferentes. Karina se muestra sabía, aunque a veces no sabe bien qué hacer, pero no despertó tanto interés en mí, Carolina, por el otro lado, era la personificación de la ira. Cada lector decidirá si cree que esa ira de Carolina y las cosas que la llevan a hacer, están justificadas o no. A mí me pareció que la ira era su excusa para relacionarse de una manera bastante poco empática con el mundo que la rodea. Dos personajes que adoré completamente son la abuela y Pamela. La abuela podría ser el ideal de abuela que todos tenemos; fuerte, transgresora, protectora sin llegar a sobreproteger, cómplice, sabía, amorosa… Si alguien tuvo o tiene una abuela así, se va a sentir identificado con ese vínculo abuela-nieto. Pamela es tan sabia para ser tan joven que asombra, Pablo cree que en cierto sentido le salvó la vida y yo concuerdo. Es un personaje que cumple un rol fundamental. Luciana es otro gran personaje, algo rompe bolas, como ella misma reconoce. Mauricio, finalmente, es tan complejo como el protagonista, aunque sepamos muchas menos cosas de él. La historia que Mauricio y Pablo tienen durante toda la novela es una interesantísima y muy divertida aventura de la vida.



Quizás podrán decir, si leyeron hasta acá, "no dijiste nada sobre qué trata la novela". Sí, lo dije, trata sobre la vida. Ni más o menos que eso. Tal vez sea sobre la vida de Pablo, pero en el fondo es sobre la vida de muchas personas, de carne y hueso que podríamos ser vos, yo o cualquiera de nuestros seres queridos.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Lavidaalibros
 07 enero 2020
Temprana oscuridad de Mariano Daniel Di Benedetto
Mariano me recomendó leer el libro tranquila y tomándome el tiempo necesario, me advirtió lo compleja que podía ser esta historia y la verdad es que no entendí que tanto lo era hasta que empecé a sumergirme en sus páginas.



El libro se divide en dos bucles, el primero en el que predominan poemas tiene muchos que me encantaron, y al principio me costó un poco entender hacia donde iba encaminado pero cuando llegue al segundo bucle que tiene relatos en su mayoría, empecé a encontrar algunas respuestas. Solo llegando al final pude entender cómo se relacionan los bucles que conforman este libro, y la verdad es que lo he disfrutado muchísimo.



Es muy distinto a todo lo que venía leyendo, está lleno de misterio y la verdad es que atrapa mucho al lector. Nos hace leer activamente y buscar desesperadamente relación entre los poemas y los relatos para llegar a entender lo que pasa.



Andrew es un personaje diferente, y leer sus pensamientos fue muy interesante… Pude empatizar mucho con él, pude entender su dolor, su confusión y su inconformidad con el mundo.



Estoy segura de que volveré a leer este libro porque con una sola lectura no creo poder sacarle todo lo que tiene para ofrecerme.



Es el primer libro del autor y lo súper recomiendo! Espero ansiosa en un futuro seguir leyendo más de sus producciones.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         00




{* *}