InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

LOM ediciones


Libros populares ver más


Críticas recientes
pasiondelalectura
 24 noviembre 2019
De perlas y cicatrices de Pedro Lemebel
De perlas y cicatrices (1998) es un compendio de sus artículos radiofónicos, con capítulos cortos y variopintos, muy bien escritos y algunos francamente desopilantes. El autor tenía un verdadero don de pluma, acertada, a veces con vitriolo.
Enlace: https://pasiondelalectura.wo..
Comentar  Me gusta         00
pasiondelalectura
 20 octubre 2019
El ojo del alma de RAMON DIAZ ETEROVIC
El ojo del alma es el séptimo de la serie y tiene un título precioso, explicado en la contratapa por el autor : …Heredia piensa que las pistas hay que seguirlas con el ojo del alma, es decir, con los sentimientos más arraigados en su consciencia.



En este tomo tenemos a un Heredia nuevamente instalado en Santiago, más solitario que nunca, fumando como bombero y bebiendo alcohol a lo largo del día. Su única compañía es el gato Simenon que le sirve como de fuero interno, como voz interior para clarificar las cosas, sobre todo que el pobre Heredia está casi siempre bajo el dominio del alcohol, cansado y perdido. La música y la lectura (con gustos muy eclécticos en cada rubro), hacen parte de su diario vivir. También recuerda a su amigo Solís el tira y compañero de andanzas y a Griseta, su joven amor que lo abandonó para seguir rumbo propio, pero que le escribe de vez en cuando, y al quiosquero Anselmo, su ex factotum, hoy en día casado con una pitonisa que se lo llevó a vivir a Viña del Mar donde se aburre a morir.



Esta vez, su amigo periodista Campbell solicita su ayuda para encontrar a un desaparecido, un tal Traverso que Heredia conoció allá por los atribulados años 1974 cuando retomó por un tiempo sus estudios en la Facultad de Leyes. De aquella época va a encontrar una foto donde casi todos los retratados están muertos, y Heredia hace parte de los vivos por lo que se siente inmediatamente involucrado. La persona que costea la pesquisa es otro compañero de Leyes, un tal Osorio que desempeñó otrora un rol de traidor o eso parece.



El desaparecido Traverso está dedicado exclusivamente a la política y por ahí empezará la pesquisa, por los derroteros de la sucia política.



Este tomo me resultó algo pesado a la lectura : mucha verborrea, mucha explicación y muy poca acción. El amigo Heredia se está poniendo pesado con sus raciocinios, sus frases todas hechas.



Pero la escritura es muy buena, especialmente en las descripciones del centro de Santiago. Hay una parte del relato que se vuelve guía turística con la enumeración de bares y lugares para libar, me imagino que no son nombres inventados, pero no tengo como comprobar. Y por momentos la prosa de Díaz Eterovic se vuelve sencillamente poético-urbana.



En este tomo tenemos una confidencia de Heredia sobre la mujer que fue su primer amor: una mujer española y mucho mayor llamada Eva, que lo dejó cuando obtuvo el divorcio para volver a su España natal, con una escueta nota de « Adiós, Heredia » y desde entonces vive sabiendo de antemano que llegará siempre a la misma soledad.
Enlace: https://pasiondelalectura.wo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
pasiondelalectura
 15 septiembre 2019
Los siete hijos de Simenon de Ramon Diaz Eterovic
Los 7 hijos de Simenon (6) es el sexto de la serie, lo encontré estupendo, ágil, entretenido y con una trama más renovada puesto que habla del medio ambiente y de la corrupción que se genera entre políticos y solicitantes con la obtención de mercados. Lo han destacado con el Premio Las Dos Orillas 2000 (Gijón).



En este tomo se aprende un dato biográfico significativo y triste: Heredia se crió en un orfanato y vio a su padre por última vez cuando tenía 5 años. Esto podría explicar en parte su carácter melancólico, tan desganado.



Heredia se ha retirado 6 meses al balneario Las Cruces en el litoral central chileno, a unos 15 Km al norte de San Antonio. El amigo Heredia se ha retirado de Santiago con su joven pareja, Griseta y en Las Cruces se ha dedicado a pintar a la brocha gorda unas cabañas para ganar unos pesos; pero al cabo de 6 meses vuelve a la gran urbe sin trabajo, sin Griseta, más solitario y desencantado que nunca, sin domicilio fijo ni coche.



Será Anselmo el quiosquero de su calle y un verdadero factótum que lo sacará del paso volviendo a recuperar el departamento donde vivía y trabajaba; en los meses fuera de Santiago, la ciudad ha cambiado, las cosas han cambiado de lugar, lo que descoloca al detective.



Una vez más la ciudad de Santiago cobra protagonismo y está magníficamente descrita, especialmente el barrio de Heredia alrededor de la Estación Mapocho. Por momentos la prosa se vuelve lírica, hermosa y representativa.



Justamente, como no tiene domicilio fijo volviendo de Las Cruces y no mucho dinero, se aloja en un hotelucho de mala muerte donde habrá un asesinato. Lo raro es que el finado no tiene nada que ver con el ambiente del lugar ya que se trata de un abogado fiscalizador y su presencia no calza en el hotel. De aquí parte la investigación de Heredia.



Poco a poco la trama nos lleva al tema álgido del medio ambiente, de la preservación del medio ambiente porque el abogado fiscalizador se negaba a adjudicar la construcción de un gasoducto chileno-argentino a la empresa Gaschil. Este gasoducto pasaba por tierras habitadas y la empresa es conocida por utilizar materiales defectuosos. El lenguaje es clarividente y acertado.



Es el gato de Heredia que lleva la vedette del libro. Un gato blanco (¿por qué habrán ilustrado el libro con un gato casi negro? De qué vale hacer hincapié en el color del gato de Heredia, tantas veces mencionado, e ilustrarlo de cualquier manera?). La presencia del gato le sirve a Heredia de flujo de consciencia, conversa con él, pero en realidad conversa consigo mismo. En este tomo tenemos monólogos interiores entre el gato y Heredia y también con su amigo Solís cuando lo va a visitar al cementerio. El amigo Solís fue el padrino de « Muñeco » Bernales, hoy en día todo un tira en Investigaciones; Heredia se dará cuenta del abismo que existe entre este joven policía y su mentor y padrino, lo que va a agudizar la soledad del detective. El estudio psicológico es bastante interesante.



El gato Simenon tendrá que hacerse cargo de 7 gatitos que le ha dejado una gata del barrio con la cual tuvo amores. Esos son los 7 hijos de Simenon. La oficina/morada de Heredia se va a transformar en jardin de párvulos !



En este tomo tenemos un Heredia más melancólico y solo que nunca. Añora a Griseta con la cual se ve de cuando en cuando para tener sexo, pero ella lo ha sacado definitivamente de su vida. La vida del detective se desenvuelve entre bar y bar, con consumo fuerte de alcohol y de cigarrillos. Su imagen de anti héroe contrasta con su afición a los buenos libros, a la música y a las frases hechas (…en cuanto a mujeres mi vida es como una peluquería. Las mujeres entran, afilan sus uñas y se van…).



Me costó leer este tomo alargado y encuadernado tan apretado que hay que hacer el esfuerzo físico de separar las páginas para poder leer hasta el final de los párrafos ! Caramba !
Enlace: https://pasiondelalectura.wo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10




{* *}