InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Diario El País, S.A.


Libros populares ver más


Críticas recientes
MarioG17
 11 febrero 2020
Viaje al fin de la noche de Louis-Ferdinand Celine
Viaje al fin de la noche (Pocket Edhasa, 2017), de Louis-Ferdinand Céline y traducido por Carlos Manzano, es un libro que tenía que leer. Es un libro especial con un gran poder de atracción en el que me vi inmerso desde la primera página hasta la última, algo que agradezco. Es un libro que no se enmarca dentro de una época ni escenario concretos, pues viaja desde los momentos previos a la Segunda Guerra Mundial hasta varios años terminada esta. Hay que destacar antes de continuar que Céline es un autor muy criticado por sus presuntas ideas de filonazismo y antisemitismo.

En este libro nos encontramos a un protagonista llamado Ferdinand (como el autor, mira por dónde) que se alista al ejército francés para luchar contra los alemanes, contra los que dice no tener nada. Al final, en la guerra se encuentra un paisaje desolador y se arrepiente de haberse alistado y de contemplar la locura que provoca la guerra en los hombres.

Tras su fracasada intentona de luchar en la guerra como buen patriota, lo destinan a un pueblo perdido en mitad de África, donde lo pasa realmente mal por el odio de la gente, las malas condiciones de vida y la multitud de enfermedades que sufre y que le ayudan a decidir abandonar su aventura africana y huir en un barco hacia donde el destino le lleve.

El barco termina llevándolo a Nueva York, donde piensa que tendrá una maravillosa vida donde podrá empezar de cero. Allí, pese a no sufrir penurias como en la guerra o en África, sí siente un vacío mayor que en esos lugares y finalmente, abrumado por las deudas y el desamparo de la sociedad estadounidense, opta por volver a su país natal, Francia, y trabajar como médico allí, después de que en páginas anteriores ya demostrara su atracción por los hospitales.

Entre tanto viaje y aventura, masas de personajes hacen presencia en la historia de Ferdinand, que sabe retratar con precisión la sociedad occidental de la época, los trabajos precarios, la gente fatigada y ahogada económicamente… El lector, a través de estas páginas, ve pasar muertes de personajes y las siente con tristeza. Presencia como si estuviera allí el rostro largo e inmóvil de una mujer que pierde al que consideraba su hijo de siete años, mientras está sentada en un sofá siendo consciente de que ella también morirá pronto y no quedará nada de ellos dos.

Es un libro espléndido con mucha introspección, una crítica feroz a la guerra, a la inutilidad y el sufrimiento que esta supone, sin olvidar la crítica a la sociedad y el pensamiento de la época. Habla también sobre el placer y el dolor, sobre la vergüenza que supone la exposición del primero y la exhibición constante que presenciamos del segundo.

Me ha sorprendido encontrarme con un estilo narrativo similar al de la generación beat estadounidense, con retazos de John Kennedy Toole y Jack Kerouac. Es este un libro, por tanto, con mucha miga, con mucho jugo, casi seiscientas páginas que he leído deleitándome con cada línea. No me esperaba que fuera tan maravilloso este libro, y ha sido una grata sorpresa, así que más que recomendable internarse en esta historia.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
CelesteR1995
 11 febrero 2020
La máquina del tiempo de H. G. Wells
Reseña:

Esta historia comienza con nuestro protagonista tratando de convencer a un grupo de personas (entre ellos hay un médico y un psicólogo) de que ha construido una maquina capaz de viajar en el tiempo. Y para estas reuniones lleva una máquina en miniatura que al bajar la palanca desaparece.

"el viajero" como le dicen los que asisten a esa junta, dice tener una en donde puede caber una persona.

El que nos narra la historia no es el protagonista, sino una de esas personas que asisten a esas reuniones, lo cual agrega un poco más de misterio. Y de lo que nos damos cuenta es que en principio, nadie cree en esa tal máquina del tiempo, pero la manera de expresarse de "el viajero", la seguridad con la que habla de su proyecto, planta la semilla de la duda en todos ellos.



En la segunda reunión "el viajero" llega un poco tarde, sediento, ambiento, con la ropa rota y sucia. Todos se sorprenden pero él no quiere decir nada hasta recomponerse.



Seguidamente, empieza a contar lo que vivió.

Efectivamente, viajo al futuro, específicamente al año 802.701 y en aquella época la raza humana como la conocemos ya no existe.

Hay dos razas, una llamada Eloi, y los Morlocks.

Los primeros son inofensivos, tiernos, para nada inteligentes, dan la sensación de que si les pegas saldrán flotando como un globo, no entienden las preguntas que le formula el viajero en varias oportunidades porque hablan otro idioma. Eran como niños muy juguetones. Por ejemplo está Weena que bailaba al rededor del viajero poniéndole flores en sus bolsillos. Estas criaturitas me enternecieron muchísimo, aunque, en algún punto llegaban a ser algo pesados.



Por otro lado estás los Morlock, viviendo debajo de la tierra, en especies de subterráneos. Que si bien parecían razonar un poquito más, tampoco era tanta esa diferencia.

Ambas especies se tienen miedo. Y sumado a esto una le teme a la luz, la otra a la oscuridad.



En este viaje, el viajero, sufre un percance y debe recuperar la máquina.

La historia es bastante entretenida, me gustó muchísimo. Además, por lo menos en mi caso, me pasó que me daba mucha curiosidad saber qué había en el futuro, quería saber más y más, al igual que el protagonista. Wells te genera eso, sobre todo al final del libro.



No sé si leí esta historia en un momento en que no debía, pero el final que tiene me llegó muchísimo. No quiero contarles mucho, pero me pareció desolador.

Y no está de más decir que te deja con una incertidumbre tremenda acerca de ¡¿qué sucedió con esa máquina y su ocupante?!



Cuando leí la última carilla no podía creer que había terminado así...



Me gustó que, al comienzo, "el viajero" al igual que la mayoría de nosotros, esperaba encontrarse con un mundo con gente súper avanzada, con una inteligencia insuperable; pensaba que él sería considerado como un salvaje al lado de ellos. Pero no fue así.



También me gustó que Wells no se explayara con descripciones complejas acerca de cómo era la maquina del tiempo, ni para qué servia cada botón. Wells simplemente dice que hay una máquina, nombra el tablero, y la famosa palanca que hace que suceda la magia. Quizá esto no le guste a algunos, pero a mi me pareció muy acertado centrarse en la historia en si que en la forma y funcionamiento de ese instrumento.



Otra cosa que me gustó fue que la historia la cuenta un tercero, por ende eso llena el relato de misterio.



¿Vieron que hay libros que después de leerlos te dejan una sensación extraña? pues eso me pasó. No quiero que me malentiendan, porque me gustó muchísimo, pero me dejó con una sensación extraña, como de miedo, de no saber lo que el tiempo le depara a este mundo en miles de años.


Enlace: https://lacalaveraintelectua..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
AnaGranger21
 09 febrero 2020
El fantasma de la ópera de Gaston Leroux
Desde que descubrí la prosa de Gaston Leroux he querido ahondar más en su obra. Una de sus creaciones que llevaba mucho deseando leer era El fantasma de la Ópera que he tenido la oportunidad de disfrutar en la cuidada edición ilustrada de Editorial Alma, una novela preciosa por dentro y por fuera.



El fantasma de la Ópera nos es narrada a partir de rumores y demás habladurías recopiladas por un periodista que está en disposición de afirmar que el fantasma que aterroriza a los empleados de la Ópera de París ha existido realmente. Su historia corre el peligro de quedar reducida a una leyenda que se desvanece entre la niebla, pero se nos contará la inquietante verdad tras el mito. La ópera de París cuenta con un misterioso espectro que provoca violentos fenómenos, que algunos se atreven al tildar de paranormales, donde nadie escapa de su ira. El Fantasma tiene a su disposición su propio palco privado desde el que asiste a todas las actuaciones, así el día que ve a la hermosa cantante de Christine Daaé se enamora perdidamente. Sin embargo, cierto vizconde también quedará prendado de la joven. Christine se sentirá atraída por el vizconde, pero el misterioso fantasma llegará a fascinarla hasta tal punto que dudará de cuáles son sus sentimientos y esto le impedirá ser consciente del peligro que se cierne sobre ella.



En esta ocasión, he sido yo la que ha quedado prendada con la lectura de esta novela. Pese a que conocía de oídas algo de la trama, por fortuna no vi ninguna de las numerosas adaptaciones de la novela (algunas musicales), así que pude sorprenderme con su historia tan bien escrita. Se trata de una obra de misterio con tintes fantásticos y de terror que se oscurece conforme avanza su lectura. El principal atractivo de la historia es el propio Fantasma, conforme más ahondamos en él y en sus circunstancias más fascinante se vuelve la trama, pues aunque se trata más bien de un villano, se convierte en un villano de los que dejan huella.



La edición, como os comentaba más arriba, a cargo de Editorial Alma, consigue que su adictiva lectura termine de atraparnos por completo con las bellas ilustraciones de David Chapoulet, así como la presentación global del libro que es una maravilla (punto de lectura en tela incluido en rojo telón de ópera).



El fantasma de la Ópera de Gaston Leroux es una novela de misterio con tintes de terror en la que su autor juega con el lector y crea la fascinante historia y leyenda de un personaje único dentro de la literatura como es el Fantasma. Una lectura sumamente adictiva, ágil y de calidad que enamorará a lectores de toda índole. ¡Mil gracias a Editorial Alma por el ejemplar!
Enlace: https://elaventurerodepapel...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
{* *}