InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Angle Editorial


Libros populares ver más


Críticas recientes
LEMB
 04 octubre 2019
Veinticuatro horas en la vida de una mujer sensible de Constance de Salm
Ahora yo debería hablaros de la estructura de esta novela, con las cuarenta y seis cartas que la protagonista envía a la desesperada a su amante durante todo un día, y con esa dedicatoria, que no es más que una carta dirigida a la Princesa de... (sin especificar el nombre), con la que comienza esta edición, en la que la autora explica el motivo que le ha llevado a escribir esta novela, despertando así nuestro interés por la misma; pero prefiero hacer referencia a cómo me gusta cuando es el mismo autor el que nos explica el porqué y el cómo, o lo que considere necesario en torno a lo que ha escrito. Me ayuda a acercarme a su manera de gestionar este medio de comunicación que es un libro. En esta entradilla se nos habla de sentimientos, e, incluso, en un momento, ella misma expresa que buscaba hacer un estudio sobre el corazón de una mujer. Además, hace referencia a cómo se pedía cierta frialdad en los escritos de esta época (principios del XIX) y ella no entendía por qué la mujer no podía hacer uso de una parte muy importante de su alma que es la gestión de sus sentimientos.



La historia parte del instante en que la protagonista, una joven viuda de buena posición y adinerada, avista a su amante salir de una reunión en el coche de otra mujer. Los celos, la incertidumbre, las dudas, los reproches y arrepentimientos, el anhelo, el deseo, el dolor, la justificación, el miedo, la necesidad... todo cabe en estas cartas escritas desde la desesperación, o, como bien dice ella, desde el sinsentido o la locura.



Un texto fácil, elegante, directo, rápido y muy íntimo, que nos lleva a vivir esos celos y esos miedos, poniéndonos del lado desesperado de esta mujer durante el paso de las horas. Además, para alguien ajeno a esa época, se intuye lo que significaba ser una mujer viuda, rica, las convenciones sociales, la etiqueta, las normas de corrección y la importancia de las cartas como medio de comunicación casi inmediato.



Tras el epílogo, o posfacio, en el que la traductora se implica sobre lo que ha traducido y sobre lo que significa para ella, queda muy poco más que añadir, a parte de que te permite tener un escenario un poco más amplio además de estas cuarenta y seis cartas. Ha sido todo una sorpresa. Habría que analizar la motivación que tiene la autora para escribir una novela de este tipo, en una única voz, excepto en un par ocasiones, en las que ella o bien comparte con el destinatario de sus cartas unas misivas que recibe y que son importante o bien recibe una carta. Aunque tengamos una única voz disfrutamos de distintos personajes y los situamos en un contexto y somos capaces de definirlos, tal como ella nos los ha querido mostrar.



Al igual que a la traductora, me ha llamado mucho la atención ese final, inesperado para mí, que me acerca más a las novelas de alguna escritora suya contemporánea.



Lógicamente es un texto muy intimista porque nace de la necesidad de una mujer de expresarse a través de pequeñas notas o cartas a su amante, con toda su rabia, su cercanía, su dolor y su amor; es una suma de todo, son las fases por las que puede pasar una mujer confundida o destrozada. Sabemos pero no sabemos. Conocemos lo que ella quiere contarnos.



Todo un acierto haberme dejado seducir (si se me permite utilizar este término) por otra lectora a la hora de elegir libro nuevo. Un libro que se lee rápido, que deja muchas sensaciones detrás, que implica mucho más de lo que has leído, que enseña, muestra y define a la mujer y su complejo interior, y a la facilidad con la que complicamos nuestra existencia. Maravillosa por todo lo que consigue la autora expresar a través de sus palabras, aunque sí que he notado cierta frialdad narrativa (no me he emocionado) y no sé si será más por la manera de escribir de entonces y la forma de expresar sentimientos que por algo intrínseco a esta autora.




Enlace: https://millibrosenmibibliot..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
aesede
 19 septiembre 2019
Cartes d'amor de la monja portuguesa de Mariana Alcoforado
Leí estas cartas cuando decidí visitar la ciudad de Beja, en donde tiene lugar la historia, y para saber más del personaje que hipotéticamente vivió en el convento que se encuentra allí. Por ello mereció la pena. La lectura en sí es tibia. Sí, está narrado de forma interesante y con buena prosa, pero la historia es bastante cliché en general para un lector moderno. No obstante, gusta ver la evolución de los sentimientos de Mariana a lo largo de las cartas.
Comentar  Me gusta         11
Inquilinas_Netherfield
 12 julio 2019
Veinticuatro horas en la vida de una mujer sensible de Constance de Salm
De vez en cuando me gusta pasarme horas indagando e investigando en el catálogo de algunas de mis editoriales favoritas: hay auténticos tesoros publicados hace años que se ven engullidos por los numerosos libros que van llegando después y, si no sabes que fueron publicados en su momento, se te escapa por completo su existencia. Eso me pasó el año pasado con esta joyita, Veinticuatro horas en la vida de una mujer sensible, que Funambulista publicó allá por 2011. La compré nada más verla e, igual que me pasa con muchos otros libros, he tardado un poco en leerla pero nunca es tarde si la dicha es buena.



Veinticuatro horas en la vida de una mujer sensible es una novela epistolar en la que, a través de 46 cartas más una conclusión, asistimos al torbellino emocional por el que atraviesa la protagonista tras ver alejarse a su amante con otra mujer en un carruaje tras una noche en la ópera. Esta mujer, de la que nunca llegamos a saber el nombre, vive una relación clandestina y secreta con él, y no solo debe enfrentarse al demonio de los celos y sus consecuencias durante esas veinticuatro horas, sino al hecho de que no puede demostrar públicamente su desesperación y que cualquier gesto dirigido a averiguar lo que realmente ocurre la expondrá de manera irreparable ante la sociedad.



Todas esas cartas (salvo alguna puntual que no escribe ella) están dirigidas a su amante y ninguna tiene respuesta, así que la autora usa el género epistolar para realmente desglosar con una pormenorización exhaustiva los diferentes estados por los que pasa esta mujer, una mujer que al no poder hablar con nadie, al no poder consultar con nadie, al no poder desahogarse con nadie, lo interioriza todo en un bucle del que se ve incapaz de salir y lo manifiesta en esas cartas que, una tras otra, constituyen un monólogo donde las etapas que atraviesa una persona durante un episodio de crisis emocional están plasmadas de manera tan magnífica como dolorosa.



Esta novela va camino del bicentenario de su publicación, pero los celos son un tema tan universal e inherente a la condición humana que esos doscientos años reflejan una contemporaneidad que abruma. Las dudas, la humillación, la desesperación, el sentirse engañada, el tratar de ponerse en el lugar de la otra persona, la esperanza que intenta abrirse paso entre tanta incertidumbre sin conseguirlo... le acusa, le odia, le reprocha, le perdona, toma una decisión, se arrepiente, vuelve a acusarle, vuelve a odiarle, le hace más reproches, vuelve a perdonarle, vuelve a tomar una decisión, vuelve a arrepentirse... El bucle en el que queda atrapada por una idea, una suposición que ni siquiera sabe si es cierta, si tiene consistencia y es real, la domina y le impide racionalizar la situación. La autora de estas cartas está sufriendo, sufre por no saber lo que está pasando y porque su cabeza no es capaz de controlar esa incertidumbre, y el lector sufre con ella.



Decía arriba que el torbellino de emociones de la protagonista resulta doloroso de leer, y es que ella siente amenazada su relación, duda de todo lo que daba por cierto hasta ese momento, y resulta muy fácil empatizar con esos sentimientos, con ese runrún en la cabeza que no nos deja en paz y que muchas veces nos engaña, juega con nosotros y nos hace creer cosas que no son ciertas. Y cuando ves a esta mujer realizando acciones que probablemente pagará en el futuro, cuando ves que su desesperación le lleva a límites que quizás no tengan vuelta atrás y pongan en entredicho su reputación, la compadeces y sufres por el modo en que su cabeza rige sus acciones y se ensaña con ella.



La prosa de Constance de Salm es limpia, delicada, elegante y muy representativa de su época. Esta edición incluye una especie de introducción a cargo de la propia autora en la que no solo explica el largo proceso de escritura de esta novela, sino que justifica o argumenta el por qué de su existencia. Y es que al parecer Constance de Salm recibía críticas por el carácter serio y filosófico de sus libros y, en pocas palabras, la acusaban de ser una autora fría y poco sensible. Si su réplica fue la de publicar esta novela repleta de sentimientos desbordados y emociones a duras penas contenidas, creo que dio plenamente en el clavo. Como dato curioso dice que incluso comprobó que fuese posible escribir todas estas cartas a lo largo de esas veinticuatro horas del título y con el proceso temporal que se narra en ellas, llegando a la conclusión de que era difícil, pero en absoluto improbable :)



A mí me ha gustado muchísimo y me ha parecido una lectura muy atractiva e interesante para quien guste de adentrarse en historias donde el perfil psicológico del personaje y sus procesos emocionales durante el transcurso de una situación de estrés y de pérdida de control anímico lo son todo. Realmente aquí no hay más historia que la que os cuento, veinticuatro horas de celos expresados en tantas diversas formas como cambios y alteraciones sufren en nuestras mentes (todo ello narrado en un monólogo apenas interrumpido por alguna carta ajena), pero el modo de contarlo es sencillamente fantástico. El final es quizás acomodaticio, pero no debe en modo alguno perturbar el interés por esta lectura porque es lo menos importante de ella. Aquí no interesa hacia donde nos lleva la historia, sino cómo se transita por ella y la introspección del personaje a lo largo de todo el momento de crisis.



No quiero terminar sin comentar algo que ya se dice en la contraportada, y es que Stefan Zweig se inspiró en esta historia para escribir su novela Veinticuatro horas en la vida de una mujer, algo que resulta innegable aunque difiera en la forma y en el tipo de pasiones que mueven a la protagonista. Otra lectura de lo más recomendable para quien no la haya leído todavía :)
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20




{* *}