InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Alpha Decay

Editorial española independiente.

Libros populares ver más


Colecciones de Alpha Decay



Críticas recientes
MariaT
 18 febrero 2020
Conversaciones sobre la escritura de Ursula K. Le Guin
Ya saben que Ursula K. Le Guin es una de mis autoras favoritas. Aún me falta leer muchas de sus novelas, pero con cada nuevo ensayo y con cada descubrimiento que hago de su narrativa mi admiración y cariño aumentan. Por ello hoy quiero recomendarles Conversaciones sobre la escritura, un libro que acaba de publicar la editorial Alpha Decay en el que se plasma una serie de entrevistas sobre la escritura que Le Guin mantuvo con su amigo David Naimon en los estudios de KBOO (una radio local de Porland) poco antes de fallecer en enero de 2018.



“Como novelista no me da vergüenza hablar de narrativa o sentarme a escribir, pero me entra la timidez y me siento una aficionada cuando hablo como poeta”.



El libro inicia con una muy interesante y franca introducción firmada por Le Guin en la que se encarga de hablarnos sobre el miedo que le producían las entrevistas, especialmente, al enfrentarse a un entrevistador poco informado, y cómo para ella era mucho más fácil hablar de su narrativa que hacerlo de la misma manera de su poesía o de sus ensayos. Dividido en tres partes, acompañadas cada una por una magnifica introducción de la mano del entrevistador, David Naimon, primero nos encontraremos con el bloque de preguntas dedicadas a sus novelas, titulado Sobre la narrativa.



En esa primera parte, encontraremos interrogantes relacionados con la imitación como una buena manera de aprender a escribir, o al valor que tiene el sonido y el ritmo a la hora de contar historias. También conversan de la importancia de la gramática y conocer la lengua como una herramienta, pero sin que ello implique tener miedo a romper las reglas cuando es necesario, ya que, en palabras de la autora: «No podemos restructurar la sociedad sin restructurar el lenguaje». En ese punto hay unas observaciones sobre el uso en inglés del they singular y del masculino genérico que me parecen para enmarcar:



“Si lo masculino incluye lo femenino y lo femenino no incluye a lo masculino, el mensaje es claro y tiene implicaciones sociales y morales de gran envergadura. Por lo que no tenemos por qué usar el masculino genérico como norma, tenemos alternativas, así que… ¿Por qué no usarlas?”.



También hablan sobre el establecimiento del canon, la importancia del punto de vista a la hora de narrar, o cómo el hecho de ver la vida como una batalla es limitante y por ello el conflicto no es lo único que alimenta las historias, estas pueden tratar de un sinfín de temas. Una de las cosas que descubrí mientras leía es que Le Guin estuvo seis o siete años escribiendo relatos y novelas sin poder vender ninguna, y fue su perseverancia lo que le permitió no abandonar antes tantas amables cartas de rechazo.



Sobre la poesía nos permite explorar a fondo la faceta que más desconozco de la autora. Aquí nos habla sobre su proceso de creación y cómo los poemas surgen de manera totalmente diferente a la forma en la que lo hacen sus novelas. Esta parte incluso incluye algunos de los poemas de la autora que tanto ella como el entrevistador se encargan de analizar, y poder leerlos junto a las explicaciones es maravilloso. Aquí se habla también del interés de Le Guin de traducir al inglés a la chilena Gabriela Mistral, a quien le dedica uno de sus poemas en su libro Late in the Day.



“Es muy importante lo que dices en tiempos oscuros”.



Cierra el libro Sobre el ensayo, porque, aunque la autora no se consideraba así misma una escritora de no ficción, sus ensayos y su crítica literaria, al igual que toda su producción, es excelente. Aquí se hace referencia al discurso que dio la autora cuando recibió la medalla de la National Book Foundition en 2014 y que es impresionante (pueden verlo aquí si aún no lo han hecho). Toda una declaración de intenciones en seis minutos sobre el presente y futuro del mundo editorial, simplemente maravilloso.



No puedo hacer otra cosa que recomendarles que lean Conversaciones sobre la escritura, de Ursula K. Le Guin. Son ciento y una páginas llenas de amor por la escritura y reflexiones potentes, que, si tienen algún defecto, es que se terminan muy pronto. Creo que es un libro indispensable para todos aquellos que quieran vivir de las letras y también para todos los que estamos enamorados tanto de sus historias como de su activismo. Me gustaría destacar la impecable traducción de Núria Molines y la cuidada edición de Alpha Decay en la que intercalan con la entrevista hojas negras con fragmentos de las obras a las que durante la conversación se hacen referencia. ¡Ojalá podamos disfrutar pronto de más ensayos de Le Guin en español!
Enlace: https://inthenevernever.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
MarioG17
 12 febrero 2020
APUNTES SOBRE EL SUICIDIO de Simon Critchley
Según el Instituto Nacional de Estadística, una persona se suicida en España cada dos horas y media. Diez personas al día. En el mundo, por otra parte, según la OMS se producen 800.000 suicidios al año. ¡Casi un millón de personas! Volviendo a España, aquí el suicidio es la primera causa de muerte no natural, por delante de los accidentes de tráfico. En 2017, según Expansión, 2718 hombres y 962 mujeres se quitaron la vida en España. Y nada se hace para erradicar un problema que afecta a tantas personas.

Cuando una persona se suicida con libertad se le juzga implícitamente y se le tacha de cobarde, egoísta o irresponsable. Cuando se suicida por factores que escapan a su control, como un trastorno mental, la depresión o una adicción, se dirá que es inocente y que no ha sido libre en elegir. Ante estas dos visiones, el autor de este ensayos viene a romper lo establecido para decir bien fuerte que un suicida puede quitarse la vida libremente y no por ello ser egoísta. Ya basta de etiquetas y calificativos. El suicidio es un problema derivado de otros que deben solucionarse, no calificarse.

Critchley es filósofo y trata en este breve libro el tema del suicidio con determinación. Para ello, se ha marchado a un pueblo costero de Inglaterra, donde reflexiona e induce a la reflexión sobre un tema tan espinoso y delicado, muchas veces tabú, que aun siendo silencioso —y silenciado— afecta a tantísimas personas en el mundo.

Critchley habla por momentos en el libro con tono irónico sobre aquellas personas que se atreven a juzgar a otras. Cuenta anécdotas, experiencias, da su opinión bien argumentada sobre un tema que parece en boca de todos, pero del que nadie quiere hablar. Hay que eliminar la tesitura de si valorar como ‘valiente’ o ‘cobarde’ a la persona que decide poner fin a su vida. Hay que poner fin y dejarse de zalamerías.

Critchley se dirige al lector directamente, habla de sí mismo incluso, y pone ejemplos. En la antigüedad, el suicidio se toleraba o, al menos, era un acto menos inmoral que en la actualidad. ¿Por qué ha cambiado la visión sobre ello? Por la teología cristiana. Según el autor, el suicidio se ha convertido en un pecado y en un acto inmoral por culpa de esto. “La teología cristiana dice que un auténtico cristiano ha de luchar contra el dolor y seguir combatiendo como un soldado”. Claro que sí, campeón.

No quiero resultar frívolo, porque este tema me toca la médula y es quizás el que más interés genera en mí. Pero leer ciertas opiniones de gente o religiones hace que me hierva la sangre. El propio Albert Camus, Premio Nobel de Literatura en 1957, decía que el suicidio constituye en principal problema de la humanidad. Y es para pararse a pensar cómo es posible que una persona pueda quitarse la vida, sabiendo que no volverá a ella. Qué le llevará a ello, de qué magnitud serán sus sentimientos negativos para que haga una cosa como esa.

Por otra parte, los estoicos decían que el suicidio “constituye un acto legítimo así como un gesto honorable de despedida frente a un estado de dolor insoportable, sea físico o psíquico”.

Antiguamente se imponían sanciones a los que se suicidaran. Por ejemplo, se enterraban sus cuerpos a pie de carretera y con estacas clavadas en su cuerpo, para que perdieran toda dignidad física y moral. Y, por si fuera poco, se confiscaban sus bienes y los de su familia, para que así el suicida, previendo la ruina económica de sus seres queridos, se lo pensara dos veces y sufriera el doble.

Critchley da contraargumentos a los razonamientos —que, paradójicamente y desde mi punto de vista, tienen poca razón, si no ninguna— sobre todo de la cristiandad. También hablará el autor de las notas de suicidio y del considerado como ‘suicidio altruista’, aunque más de pasada. El suicidio es algo propio del ser humano. Hay animales que se autodestruyen por el bien de s especie o su grupo, pero no son conscientes de ello. El ser humano sí suele ser consciente —excepto por alguna enajenación mental— y suele tener la libertad para hacerlo. La tarea del autor es, sencillamente, la de descriminalizar un acto como este que merece ser estudiado, prevenido y evitado.

Tras este ensayo de Critchley, en el mismo volumen encontramos un brevísimo ensayo del filósofo David Hume titulado, precisamente, "Sobre el suicidio", donde hay más de una veintena de aforismos sobre el tema, aunque con un estilo más reflexivo y filosófico que el que usaba Critchley, que era más ameno. Dice Hume, por ejemplo, que la filosofía es el antídoto contra la falsa religión, la cual califica de "pestilente enfermedad".

De Critchley destacan otros libros como "El libro de los filósofos muertos" u otros en inglés como "Tragedy, the Greeks, and us" —publicado recientemente, en 2019— o "Infinitely demanding". Sin embargo, este Apuntes sobre el suicidio es la primera obra que leo de este autor, de un tema que me apasiona y que ansío comprender lo máximo posible. Por ello, hay numerosos libros, bien de ficción bien ensayísticos, sobre este tema. Uno de ellos, brevísimo y de gran interés, es "Saturno", de Eduardo Halfon. Aun así, el suicidio en la literatura sigue siendo un tabú que hay que romper. Sucede en la vida real más de lo que creemos, porque son muchos los intentos que se producen sin consumarse.

Para evitar esto, existe el Teléfono de la Esperanza: 717 003 717. Se debe pedir ayuda siempre. Porque siempre habrá alguien dispuesto a escucharte y ayudarte. No se puede dar todo por perdido. Y tampoco hay que criminalizar ni victimizar un acto tan terrible y desesperado como este. Hay que comprenderlo. Y prevenir.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Slawka
 06 febrero 2020
MEMORIAS DE ABAJO de Leonora Carrington
Al leer "Leonora" de Elena Poniatowska tenía que investigar más sobre la pintora Leonora Carrington. Me enamoré de sus cuadros. Creo que El Ancestro es mi favorito, me parece fascinante. También decidí leer sus "Memorias de abajo" (Down Below), recuerdos de su estancia en un manicomio. En España los publicó Siruela en 1991 junto a varios relatos cortos de Leonora.



Al conocer ya la novela de Poniatowska el contenido de este libro no me ha sorprendido. Definitivamente la escritura de Carrington me gusta menos que sus cuadros. El idioma que emplea es muy pobre, se ve mucha ingenuidad en los textos. Los recuerdos del sanatorio tienen elementos esotéricos que reflejan el estado de la mente de la autora cuando estuvo ingresada, pero también hacen la lectura algo más laboriosa. Los cuentos están estilizadas a cuentos infantiles con elementos surrealistas y se leen rápido. Esos sí que parecen más novedosos. El último, "El pequeño Francis", contiene muchos elementos autobiográficos (la relación con Max Ernst) escondidos a plena vista y me parece muy bien hilado.



Lo recomiendo a todos que están fascinados por la vida de Leonora, pero a los que no conocen el personaje os sugiero primero leer algo sobre su colorida biografía.
Enlace: https://www.instagram.com/p/..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
{* *}