InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Ediciones Godot

Ediciones Godot es una editorial independiente y Argentina. Fundada en el 2008 con la clara intención de publicar textos que el mercado había olvidado. Publicamos más de 70 títulos, mayormente relacionados a las Humanidades & Ciencias Sociales. Hemos publicado textos de autores como Walter Benjamin, Slavoj Žižek (única traducción al castellano), György Lukács, Mijaíl Bajtín, Virginia Woolf, Valentín Volóshinov, Stefan Zweig, Marcel Schwob, entre otros.

Libros populares ver más


Críticas recientes
revistan
 21 febrero 2019
El 30 de febrero: y otras curiosidades sobre la medición del tiempo de Olivier Marchon
Escritor y físico francés estudió arbitrariedades que se fijaron para medir horas y días en su libro “30 de febrero”.
Enlace: http://www.clarin.com/cultur..
Comentar  Me gusta         00
lector_salteado
 03 enero 2019
Estrés y Libertad de Peter Sloterdijk
Ensayo filosófico-político sobre la libertad. Tiene altibajos. Me parece que se pone interesante cuando piensa las ensoñaciones de Rousseau, la res publica romana y la ciudad-estado griega como orígenes de lo que hoy entendemos por libertad. También brilla cuando articula lo individual con lo colectivo desde una versión política de la noción de estrés -algo así como una forma de violencia-. El análisis del compromiso sartreano visto desde la historia política de la libertad me pareció genial. Sin embargo, dos notas permanentes en estos ensayos me molestaron de tapa a tapa. Una es la arbitrariedad. Cuando Sloterdijk quiere hablar sobre algo, lo mejor sería que hable sin vueltas. En cambio, trata de darle una justificación a la selección del tema, por ejemplo, de libertad y estrés. El efecto es paradojal, se nota todavía más la condición arbitraria del tema elegido. La otra molestia es la condescendencia. Esos rodeos previos se vuelven populistas en el peor sentido. Sloterdijk calibra un target amplio, lo más amplio posible en sus oberturas. Una vez captada la atención se vuelve elitista, asume conocimientos nada populistas de filosofía. Los griegos, los romanos, Rousseau, Hobbes, Hegel, Marx, Heidegger. Con todo, creo que es un libro inteligente y divertido. Aunque creo que es todavía más divertido Žižek, la mayor pesadilla de Sloterdijk.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
lector_salteado
 03 enero 2019
Literatura de izquierda de Damián Tabarovsky
Un libro lúcido, escurridizo, contradictorio. La noción de literatura de izquierda que propone Tabarovsky es muy estimulante. Una evidencia de su calidad es el catálogo que Tabarovsky ha logrado publicar en las editoriales Interzona y Mardulce. Gracias a su valioso trabajo podemos leer hoy libros extraordinarios, tanto canónicos como de vanguardia. Sin embargo, creo que la noción de literatura de izquierda tiene al menos dos problemas importantes. El primero es que se expone a la impostura y a la mediocridad. El segundo es que se aproxima a un totalitarismo literario. La impostura o la mediocridad ocurrirían cuando un libro de poco valor estético es considerado como literatura de izquierda porque resulta compatible con los descriptores de tal noción -quizás haya ejemplos en la Alt Lit-. Tabarovsky explicita los descriptores. Se trataría de libros que cargan contra cualquier paradigma, que derriban jerarquías, que inventan una nueva lengua dentro de la lengua, que perforan el lenguaje, que saben que pueden fracasar, que no tienen conciencia de lo que ocurre, que quedan a medio terminar, que no argumentan. Hay otros descriptores, pero éstos son los fundamentales. Pienso que es factible escribir un texto impostado o mediocre que cumpla con todas estas condiciones. De hecho, Sokal y Bricmont lograron hacer algo similar con los descriptores del texto posmoderno, según lo relatan en su libro de 1997, Imposturas Intelectuales. El segundo problema es más grave: la literatura de izquierda es efectivamente un canon. Determina lo que Lakatos denomina heurística positiva y heurística negativa de una comunidad intelectual, es decir, lo que está bien visto y lo que está mal visto por esa comunidad. De las heurísticas derivan segregaciones. En consecuencia, surge el peligro de exclusión de literatura no-canónica con potencial valor estético. Tabarovsky, afortunadamente, también edita libros contrarios a su noción de literatura de izquierda. Por ejemplo, Mardulce ha publicado libros de Selva Almada que se inscriben en la tradición estética de Faulkner, O’Connor, McCullers y otros feroces del Bible Belt que claramente serían expulsados por la heurística negativa de la literatura de izquierda. Un problema adicional, aunque de menor importancia, radica en la inconsistencia. Tabarovsky se contradice cuando argumenta contra el progreso -al modo de Thomas Kuhn- pero después afirma que la literatura actual debe elaborarse a partir de la crisis del lenguaje que introduce Flaubert. Hoy no sería aceptable -heurístico negativo- una escritura que haga como si nada hubiera pasado, afirma Tabarovsky. También se contradice cuando describe a la literatura de izquierda como carente de conciencia de lo que ha pasado, pero a la vez le exige que invente una lengua nueva, que rompa jerarquías, que perfore el lenguaje. Se trataría de hiper-conciencia y de ausencia de conciencia en simultáneo. Creo que esta noción de literatura de izquierda admite un estudio mayor del que se podrían derivan algunos corolarios temblorosos. Al respecto, pienso que las ciencias formales han logrado más avances que las humanidades. En el campo general de las matemáticas se ha demostrado hace casi un siglo que todo lenguaje está perforado, que está incompleto, que la generación de teoremas -proposiciones válidas dentro de un sistema formal- es relativa a un universo específico de discurso, que cualquier lenguaje admite infinitas proposiciones, que se necesitan axiomas y reglas para producir teoremas, que todo lenguaje remite a meta-lenguajes. Literatura y matemáticas no son lo mismo, pero comparten elementos porque ambas operan mediante la creación y la destrucción de lenguajes. Por eso creo que una clarificación multidisciplinaria y detallada de la relación entre literatura y lenguaje es una buena estrategia para pensar el problema de la calidad literaria. Quizás los aportes tempranos de Gödel y los aportes posteriores del colectivo Bourbaki permitirían enriquecer o refinar la noción de literatura de izquierda. Creo que tal articulación permitiría romper la dialéctica de canon y contra-canon que siempre deriva en una sucesión de estándares patológicos. Para seguir leyendo y pensando.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00




{* *}