InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Trea

Ediciones Trea se centra en las ciencias sociales, la literatura y las ediciones de arte y bibliofilia, además de la temática asturiana

Libros populares ver más


Críticas recientes
lanuevaespana
 23 noviembre 2021
Ella. Un ensayo de Pedro de Silva
“Ella”, la novela-ensayo del expresidente del Principado, bucea en la mítica y la épica de la década prodigiosa.
Enlace: https://www.lne.es/cultura/2..
Comentar  Me gusta         00
Mariavs
 18 julio 2021
La buhardilla de Marlen Haushofer
La buhardilla de Marlen Haushofer es una novela que acierta a retratar en muy pocas páginas la rutina de una mujer que podríamos ser tu o yo. Una mujer sin nombre, con un marido que si lo tiene y que llegó a hacerla reír en el pasado, un hijo tuvo que recuperar cuando pasó lo que pasó, una hija que no la necesita y unas amistades que se han convertido en obligaciones.



También tiene esta mujer una casa, por supuesto. Una casa que no siente como suya, a excepción de la buhardilla, pero cuya limpieza ha convertido en su trabajo, ahora que ya no trabaja como ilustradora. La buhardilla es su refugio, allí donde sigue dibujando y donde guarda las cartas que recibe anónimamente en el buzón y que le devuelven a una época concreta de su vida en la que estuvo aislada de su familia.



A través de un monólogo interior conocemos las sensaciones y los pensamientos de esta mujer a lo largo de una semana, de domingo a domingo, al mismo tiempo que se intercalan, en forma de diario, retazos de ese pasado que vivió en una cabaña en medio de la nada. Es difícil no sentirse identificada con muchos de estos pensamientos. Algunos, me han arrancado a veces una sonrisa; la mayoría, sin embargo, me han hecho reflexionar con cierta tristeza.



Nunca es sencillo ver hasta que punto nos resignamos a nuestra propia vida aunque no nos guste y esta novela lo pone en evidencia. Lo hace con una estructura sencilla, aunque original, y con una prosa fluida que hace que sus 213 páginas se lean en un suspiro.



Si hay un pero es que la parte del bosque, aquella en la que vivió aislada, resulta un tanto difícil de creer aunque su autora lo haga, creo, con intención. Un pequeño pero que no cambia el que me haya gustado mucho.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
mifuga
 09 marzo 2021
La buhardilla de Marlen Haushofer
Puedo ser yo o puedes ser tú. Ella puede ser cualquiera. Nosotras, sonrisas intercambiables, que cocinamos y limpiamos, que criamos hijos hasta rompernos, y luego nos sentimos culpables, nos escondemos en nuestra guarida, en nuestra habitación propia, el único lugar del mundo al que pertenecemos, y que nos pertenece, y pintamos pájaros que nunca podrán volar.



La mujer, a lo largo de la historia, se ha visto relegada a la sombra por medio de una serie de mecanismos opresivo propios de la sociedad patriarcal, que acepta, como forma de perpetuación del orden establecido porque se remontan a un lejano antaño, complicado de vencer. La reconquista de la libertad se torna tan compleja, que en ocasiones no que pueda o no ser posible, es que su imposibilidad se acepta, sin más. Y la vida se vuelve gris; la atmósfera, irrespirable y la buhardilla es el único lugar seguro para soñar con dragones de ojos amarillos.



De manera conmovedora lo recoge Marlen Haushofer (1920-1970), en La buhardilla (1970), escrita el año de su muerte, a los cuarenta y nueve años, debido a un cáncer. Marcada por los bosques de Effertsbach, donde su padre era guarda forestal, la profunda religiosidad y el carácter materno complicaría las relaciones familiares hasta que la niña es enviada a un internado de Linz. Su existencia académica se interrumpe debido a su matrimonio con el dentista Manfred Haushofer, del que se divorciaría en 1950, y con el que volvería a casarse siete años después, aportando el hijo que había tenido con un estudiante de medicina, tras lo que tendrían un segundo niño en común. Resultan llamativos los paralelismos entre la vida y el contenido de la obra de la autora que, sin ser autobiográfico, recoge también una separación entre el matrimonio, especie de jaula de cristal, con un hijo previo y uno posterior, y una existencia compartida como fruto de un patrón social.



Curiosamente, o no tanto, según el cristal desde el que se mire, después de recibir el Premio Arthur Schnitzler por La pared (1063), y obtener un reconocimiento que presagiaba un futuro prometedor dentro del mundo literario, se convirtió en una autora prácticamente olvidada, hasta que, afortunadamente, fue redescubierta por el movimiento feminista.



Haushofer posee una visión demoledora del papel que la mujer debe cumplir, y con el que cumple obedientemente, resignada a poseer, al menos, un lugar en el que refugiarse. El matrimonio resulta una institución tediosa, marcada a fuego con el paso de los días que se deshacen, todos idénticos, como escenas de una representación demasiado bien ensayada. Los hijos, que aportan vitalidad a lo que ya está muerto, se hacen mayores y abandonan a sus progenitores en sus rutinas absurdas, que sostienen sus vidas. En ese ambiente se produce un hecho que rompe la monotonía y devuelve a la protagonista a un pasado que creía olvidado, pero que, en realidad, nunca ha dejado de acompañarla. Gracias a Contraseña Editorial por rescatarlo y hacerlo posible.


Enlace: https://www.instagram.com/mi..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20