InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Apache Libros

Apache Libros surgió en 2015 con el objetivo de convertirse en una referencia en el mundo de la ciencia ficción, terror y novela ilustrada. En su catálogo se puede encontrar a los autores más importantes del género fantástico en castellano. Actualmente es la editorial que publica los Premios UPC y Premios Kalpa.

Libros populares ver más


Críticas recientes
Soraya47
 16 enero 2022
Animales de peluche de Ángela Fernández Pino
Un buen relato de terror o fantástico debe manejar ciertos parámetros que resultan ineludibles si es que se quiere llegar a un resultado final óptimo. Esos parámetros son por supuesto el saber generar incomodidad en el lector, molestia, angustia, desazón, extrañeza y todo tipo de sentimientos afines que produzcan la absoluta inmersión en un mundo o serie de mundos que puedan resultar familiares o conocidos, pero que en el fondo uno sabe que están violentamente trastocados.



Esta novela consigue esa premisa y nos presenta dos lapsos narrativos separados por muchos años entre si.



Pasado y presente... el plano pretérito es el que planta la semilla de la extrañeza... es el momento donde se manifiesta lo malsano, lo que desarma los canales de realidad cotidiana e introduce a nuestra protagonista Amanda y a su hermano en un particular universo de irrealidad... aunque ella sepa muy bien que la realidad por más extraña que parezca es muy concreta y tangible.



La puerta roja de una atracción de feria esconde un secreto terrible. Sangre, terror, asesinatos de niños y una niña con máscara de conejo junto a otros enmascarados que llevan mascaras de animales de peluche. Yo no sé vosotros pero a mí me tembló cada nervio de mi cuerpo en ese pasaje del terror. ¿Quién no entro allí de pequeño? ¿Quién no miro asustado a las sombras que se movían por si había algo real? Ángela Pinaud  usando una pluma ágil junto a magníficos giros argumentales y cargando las paginas de un pavor escalofriante visual supo rastrear en nuestros miedos sirviéndonos un cóctel bien frío y cargado, muy apetecible para quienes gusten de misterios sazonados de horror e intriga donde nada, ni siquiera los personajes son lo que parecen. ¿Qué escondía cierta caseta?



En el presente tenemos a esta niña trabajando en el MIT, un proyecto importante de esos que resultan ultra secretos pero su investigación la remite a ese pasado, aquella puerta roja en la feria de atracciones... ¿Cuál es el nexo? ¿por qué vuelve a aflorar ese enterrado aunque siempre presente recuerdo del horror subyacente en lo más recóndito de su mente?. Y es que si la primera parte es la más oscura y sugerente... la segunda mitad con la protagonista ya adulta y científica es la que proporciona el trasfondo de horror surgido de la psique del personaje siendo lo que nos proveerá del sustento narrativo necesario adentrándonos en el verdadero punto fuerte de la historia.



La vida es sueño dijo Calderón... y a veces parece que la sustancia de los sueños se entremezcla con la de la realidad o ¿será al revés?



Lo mejor de una novela de estas características es que nada resulte ser como a priori parece, que la duda emerja a cada paso o página en este caso e incluso que al finalizar la lectura nada cierre del todo .. que existan resquicios de dudas, dudas razonables o no pero que la perplejidad y esa sensación de molestia que nos acompañó durante toda la novela persista una vez cerrado definitivamente el libro.



Y eso mis queridos lectores... es lo que logra esta autora en esta alucinante novela. ¿Qué esperáis para haceros con ella y sentiros confortablemente incómodos?



En España tenemos magnificas escritoras.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Hefesto
 27 diciembre 2021
Tiempo de utopías de Osvaldo Barreto
Es más fácil destruir que construir. También es más sencillo dejarse llevar que oponer resistencia. Somos conscientes de lo mal que lo estamos haciendo. De todo lo que estamos consintiendo. Sabemos que el camino que hemos tomado no nos conducirá a ningún lugar hermoso y asumir nuestra incapacidad para desafiar al sistema, frenar desigualdades y terminar con las injusticias, nos deja sin esperanza. Por eso nos encantan las distopías, porque nos permiten profetizar los peores futuros posibles y delegar la responsabilidad de la lucha en los que han de venir. En los que, probablemente, no tendrán nada que perder.



¿Qué otra cosa podríamos hacer? ¿Soñar con un mundo mejor? Las utopías son cosa del pasado. Todos sabemos que esas sociedades ideales que otros se atrevían a imaginar son imposibles de alcanzar. Vivimos cómodamente dejándonos llevar y por eso nos interesan, como decíamos, las distopías. Porque preferimos señalar los problemas a pensar en soluciones que tal vez, deberíamos comenzar a implementar hoy.



Afortunadamente, aún quedan hombres y mujeres que no temen esa responsabilidad. Que tienen la capacidad y el valor de crear historias que nos recuerdan que ES POSIBLE construir una sociedad (y un mundo) mejor. Que no solo proponen un cambio de rumbo, sino que plantean formas de llevarlo a cabo aun a riesgo de ser atacados por los más conservadores, incrédulos, inmovilistas y cobardes. Porque el primer paso para cambiar el mundo es imaginar otro mejor. Y el segundo, estar dispuestos a pagar el precio.



La Fundación Asimov se ha empeñado en soñar y en que soñemos, en confiar en la ciencia y en el ser humano y en que nos inoculemos su filosofía.

Contagiados del espíritu que caracterizaba al inefable autor, consideran que “fomentar y desarrollar el potencial de la ciencia ficción en todas sus expresiones culturales como vehículo de divulgación de conocimiento científico y de reflexión” es el camino. Y a través del Movimiento Pragma han reunido, tras convocar su I Premio de Relato, cuatro historias impactantes y sobresalientes.



Es imposible saber qué otros mundos posibles fueron descartados durante el proceso de selección, aunque algo dicen al respecto en la introducción de este volumen. Pero el resultado es casi perfecto. Y digo casi porque seguramente habrá quien discuta si el orden es el adecuado, si hubiesen preferido otro ganador o intercambiar el orden de los finalistas. Quien os escribe estas líneas lo tiene claro: Óscar Eslava me ha devuelto la fe en un futuro más justo y, por tanto, me parece el legítimo vencedor.

Pero el resto no son perdedores, son tres extraordinarios finalistas que podrían haber ganado cualquier otro concurso. Osvaldo Barreto consigue recuperar las maravillosas sensaciones que nos invadían cuando descubríamos la literatura Pulp de los 50 y 60. Isabel Llodrá Riera disecciona una revolución silenciosa no solo creíble, sino deseable. Y Javier Font homenajea magistralmente a aquellas novelas del Maestro Asimov en las que los robots resultaban ser más humanos que nosotros.



Cuatro relatos que reflejan preocupación por las desigualdades económicas y sociales y por lo que le estamos haciendo al planeta. Que no retratan sociedades perfectas deux ex machina, sino que muestran el camino necesario para llegar hasta ellas. Cuatro historias sabiamente intercaladas; dos muy ancladas en nuestro presente y otras dos de corte clásico. Por favor, permitidme que os hable un poco más de cada una de ellas.



Reproducción social: ¿No habéis deseado nunca dejar atrás la vieja política? ¿Creer que sí, que de verdad se puede, diga lo que diga el establishment? La estructura social debe cambiar. La política debe regenerarse y recuperar su espíritu de servicio público. Todo nuestro esfuerzo debería ser valorado y recompensado al margen de la productividad o la rentabilidad económica. En mayo de 2011 muchos deseamos que fuese posible y Óscar Eslava nos cuenta cómo podría haber sucedido.



El arquitecto verde: es necesaria una situación límite para que los superhéroes tengan que darse a conocer. Nuestro desprecio por el planeta hace tiempo que sobrepasó su punto de no retorno y las desigualdades socioeconómicas, lejos de paliarse, cada vez son mayores. Esperemos que, de ser necesario, aparezcan esos hombres y mujeres que sepan qué hacer ante la catástrofe. Puede que no tengan superpoderes, aunque a nuestros ojos parezcan personajes de cómic, o que no estén de acuerdo en el camino a seguir, pero seguro que llegarán a entenderse. Osvaldo Barreto sabe que ha de ser así o todos moriremos.



El movimiento Nodo: los datos inundan la red y se almacenan incluso sin finalidad concreta. Sí, nuestros datos. Información sobre nuestros hábitos, gustos y costumbres. Información sobre nuestra manera de pensar e incluso, sobre lo que tratamos de ocultar. Quien acceda a ella tendrá mucho poder. Podrá prever cómo reaccionaremos ante determinados estímulos o circunstancias y de ese modo, manejarnos como si fuésemos marionetas. Pero eso no tiene por qué ser tan malo si a quien se maneja es a quien ostenta el poder. Si se vigila al vigilante. La mayor de las revoluciones ha de ser anónima y silenciosa. Solo Isabel Llodrá Riera puede saber si ya está sucediendo.



Madre Robot: sí, los robots han de estar presentes en una utopía asimoviana. Artefactos de silicio y metal que se empeñan en recoger la humanidad que los hombres y mujeres están perdiendo. Seres casi vivos que se rigen por las tres leyes de la robótica, que han sido creados para servirnos, pero que pueden convertirse en nuestra única esperanza. Javier Font es consciente de que estamos perdidos, de que algún día no tendremos objetivos que cumplir ni motivos para vivir. Tal vez no esté tan lejano el momento en que nuestras propias creaciones deban enseñarnos algo.





Nuestra sociedad está enferma. Nuestro mundo, al borde de la catástrofe. Sabemos dónde están los problemas, pero no es el momento de señalarlos. Es el momento de analizarlos, elegir un rumbo y no dejarse llevar. Tenemos la capacidad y los medios. Nos falta la determinación, el sacrificio y el trabajo. Por eso son tan importantes relatos como estos, porque nos devuelven la esperanza. Es tiempo de reaccionar y actuar. Tiempo de recuperar la humanidad perdida, de entender que nuestro progreso no debe lograrse a costa del planeta y de conseguir ser realmente iguales aun siendo diferentes. Es tiempo de leer, de soñar y de creer. Es #TiempoDeUtopías .
Enlace: https://elyunquedehefesto.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Akelarre
 11 octubre 2021
La caída de la casa Usher de Edgar Allan Poe
🦇Creo que he leído todo de Poe exceptuando este relato y a mí parecer, de todos es el que menos me ha gustado, pero que aún así, no pararía de recomendar



🦇 Nos relata una historia misteriosa con esa ambientación sublime propia del autor. Tétrica y en su línea, fantasmagórica tan característico de Poe, como tantos otros cuentos suyos.

Una casa habitada por varias generaciones y acontecimientos desgarradores que el lector va descubriendo a través de su lectura.

Relato que no había tenido el gusto de conocer y que merece la pena.



🦇 Todo lo de este señor, no puede ser más que recomendable!
Comentar  Me gusta         50