InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Turner

Turner es una editorial de ensayo, arte y fotografía. Además, ofrece servicios editoriales de alta calidad. Tiene implantación en España y México.

Libros populares ver más


Críticas recientes
Vero_Torres96
 11 marzo 2021
Miquiño Mío de Emilia Pardo Bazán
¡Holi, amiguis! Hoy os traigo una reseña con altas dosis de salseo😏: "Miquiño mío. Cartas a Galdós" de Emilia Pardo Bazán.



¿A estas alturas quién no conoce el romance entre Galdós y Pardo Bazán? Lo que igual os es desconocido son las fases por las que pasó esa relación, pero dejadme que os lo que explique, no tiene desperdicio😜



1. Inicios y consolidación de la amistad (1883-1887): En estas primeras misivas se pone de manifiesto el tono general de admiración y respeto que ambos se profesaban. En el caso de doña Emilia, raya cierta devoción de discípula a maestro. De hecho, en 1887 doña Emilia invitará a Galdós a pasar una temporada con su familia en Meirás (SPOILER: Galdós nunca aceptará 😔). "Mi ilustre maestro y amigo", escribe Emilia en 1883. "Querido y respetado maestro" , un año más tarde. "Amigo querido", en 1886, firmando "soy de usted amiga, admiradora y compañera" treinta y tantas cartas después.



2. Amor, ruptura y reconciliación (1888-1889): Aquí encontramos las cartas más interesantes desde el punto de vista amoroso y personal, ya que a las reflexiones sobre su propia relación se unirán otras sobre aspectos generales de la vida. En 1888, en Barcelona, Emilia conocerá a Lázaro Galdiano, con el que mantendrá una fugaz relación amorosa 😱. Cuando se entera Galdós, a principios de 1889, se producirá una ruptura

💔, aunque luego retomarán la amistad. "Miquiño mío del alma" le dice en mayo de 1889, avisándole de que el sábado siguiente podrá "besar mi escultural geta gallega"🌚.



3. Distancia, amistad (1890-1915): Estas cartas mantienen el mismo tono cariñoso que las anteriores. "Caro roedor literario" y, bien entrado el siglo siguiente, firma aún las misivas "su invariable amiga Emilia". Bien es cierto que Galdós se retiró a Santander y eso provocó un gran distaciamiento, pero es que en 1891 Galdós tendrá una hija con Lorenza Cobián, a quien Emilia llamaba" la Peluda", cariñosamente, claro 😂



Esta recopilación de cartas muestra a la escritora coruñesa como una mujer inclasificable, tolerante con las ideas ajenas, viajera incansable y pertinaz luchadora por los derechos de las mujeres 💪💜
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Loren71
 26 febrero 2021
Universo verde: Un viaje microscópico al interior de la célula vegetal de Stephen Blackmore
Un viaje al mundo de la célula vegetal. A través de maravillosas fotografías de microscopia el autor nos da un paseo a través del tiempo desde el origen mismo de la vida mostrando las diferentes adaptaciones evolutivas que han permitido a las plantas desarrollarse y conquistar hasta el último rincón de nuestro planeta. Un libro para disfrutar.
Comentar  Me gusta         00
mifuga
 20 febrero 2021
Miquiño Mío de Emilia Pardo Bazán
Tiene algo de prohibido colarse en el epistolario que Emilia intercambiaba con Benito. Lo leo por las noches, cuando comparto el secreto de sus amores con ellos, desde tantas décadas de distancia y, a la vez, tan cerca. El pistoletazo de salida lo dispara Galdós desde el Madrid de 1883, en la única carta suya que se incluye en "Miquiño mío". Cartas a Galdós (Turner, 2013), tan cortés y caballeroso como nos lo imaginamos en el famoso cuadro de Sorolla que pintaría unos años después, en 1894, cuando la pasión inicial se estaría diluyendo en una amistad que duraría hasta el final.



Viajamos a través de su historia, primero, de mutua admiración, que dará paso a un amor apasionado entre iguales para terminar en un distanciamiento geográfico y emocional. Galdós, tan moderno y tan seductor, no lleva nada bien que Emilia, que se ha independizado de padres y marido, tenga una aventura con el apuesto Lázaro Galdiano, aunque él haga lo propio con otras, como la que será la madre de su hija María, Lorenzo Cobián, de trágico final. Y, a pesar de que la aguda Emilia lo sabe, y se lo hace saber a su amante, le puede la fuerza de uno de esos amores que acompañan a uno a lo largo de toda su vida. Se disculpa desde lo más hondo de su corazón, desde el mismo lugar donde le entrega todo y le advierte que no le pide nada a cambio. Se preocupa por sus mil dolores pequeños, le besa el pelo, le suplica que no fume tanto, justifica sus ausencias debido a las obligaciones con sus hijos o a las horas que debe escribir para poder mantenerse y le ruega, una y otra vez, que busque tiempo para ella, para ellos. Para los dos.



Porque son una pareja de iguales, que reconocen las restricciones sociales que les impiden vivir su amor en libertad, pero que saben jugar sus cartas y disfrutar de la literatura, los viajes y de la vida. Se ríen recordando noches de lujuria, celebrando que la lencería que tiraron por la ventana no llevará bordada la E coronada y prometiéndose encuentros en los que no contendrán la pasión que los desborda porque son su mayor tentación. Y su mayor debilidad.
Enlace: https://www.instagram.com/mi..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
{* *}