InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Editorial Circulo Rojo

Empresa dedicada a la autopublicación y los servicios editoriales en Espala, tiene registrados más de 15000 ISBNs en el Ministerio de Cultura. En 2019 la editorial publicó 2250 obras distintas y más de 9500 autores en todo su catálogo.

Libros populares ver más


Críticas recientes
tenebrisfeles
 29 julio 2020
UN SUEÑO INDIO de Lola Perezdecastro
Este mes de julio, me proporcionó muy buenas lecturas y ésta es una de ellas.

No pensé que un libro que aparentaba poco, pudiese esconder tanto en su interior ☺️



Lola, es una chica que tras finalizar sus estudios de bachillerato, consigue unas prácticas de periodismo y decide irse un tiempo a la India.



A modo de diario autobiográfico, cuenta sus vivencias durante su estancia en el país. Es un viaje que guarda una lección de vida, con sus buenos y malos momentos, y sobretodo con lo amargo que puede ser sentir la soledad.



Tiene una manera de escribir muy bonita y cercana. Con capítulos cortos que inician con unas ilustraciones que me gustan mucho. Puedes verlas aquí:



Leyéndolo sentí que una parte de mi también viajaba y estaba con Lola por Chennai, Kerala, los campos de Munnar, Allepey, Auroville, el Matrimandir...

Hasta sentí como se me abría el apetito y notaba en mi boca el sabor picante 🌶 de las comidas 🥘 de idli, paneer tikka masala, arroz con curry y naan, noodles...



Y ahora también tengo ganas de volver a ver la película de “Buscando a Nemo”, esa peli que veía ella en los momentos de soledad.



💗 Frases que me han gustado:



“Estar sola me da mucho tiempo para pensar, quizás demasiado”

“La tierra es redonda, redondo es el cero, el cero no es nada, nada es imposible”

“No planeé llegar aquí pero los mejores destinos se encuentran por el camino”

“Se puede vivir con muy poco. Tengo ganas de volver a casa y tirar la mitad de las cosas que tengo”

“Salir de nuestra zona de confort requiere de una fuerte dosis de valentía y/o ignorancia”

“Hay quien quiere avanzar tan rápido que se olvida de la parte de divertirse y quien olvida que divertirse siempre en el mismo nivel nos retiene de avanzar”



También hay un pequeño texto llamado: mi “chuleta” que es muy bonito.

Es una buena idea hacer algo parecido, para intentar no perder nunca el norte 😉
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Emi
 28 julio 2020
Recuerdo para no olvidar de SANDRA RUIZ
Como puede cambiarte la vida en un instante.



En primer lugar, diré que esta novela ha despertado en mis muchos sentimientos, he reído, llorado, me he emocionado, cabreado, etc.



Con un lenguaje muy fluido y una pluma exquisita, su autora a modo de diario nos ira desgranando la vida de su protagonista, nos ira contando los retazos de su vida. Por qué Elena decide ir apuntando todo lo que le va sucediendo en una libreta cada día, es debido a la enfermedad que le diagnostican. La cual tendrás que descubrirla cuando leas la novela, ya que no quiero hacer spoiler. También fotografiara todo lo que sus ojos alcanzaran a ver para no olvidarlo.



Elena una chica infeliz en su antigua relación, que tras diagnosticarle una enfermedad hará que su vida cambie de rumbo y disfrute todo lo que quiere y desea, para llegado el momento poder recordar o como ella dice vivir mientras pueda y que nadie le corte sus alas.



De sus personajes diré:



He empatizado mucho con Elena, para las personas que tenemos enfermedades degenerativas, es una inyección de adrenalina, de que en la vida no todo es malo. Que cuando todo este perdido, siempre hay alguien que te saca una sonrisa. Y que la vida hay que vivirla y disfrutarla al máximo mientras podamos.



Elena Rodríguez:



Una cordobesa de pura cepa, 27 años, espontanea, impulsiva, activa, distraída y a veces un poco repelente con sigo misma.

Con miedo de que su mente diga basta y deje recordar momentos vividos, sentimientos, gustos, sensaciones, su propia sonrisa y sobre todo a las personas que son importantes para ella.

Con un único objetivo encontrarse y ser feliz.



“No quiero olvidarme de quién he sido y en que me he convertido con el paso de los años. No quiero olvidarme de las cosas que me hacen reír, de las cosas que me apasionan con solo mirarlas, ni siquiera de las que me hacen llorar. No quiero olvidarme de mis canciones favoritas. No quiero olvidar mis recuerdos. No quiero olvidarme quién es ahora Elena. Porque Elena soy yo”



Marcos:



Un capullo que se cruzó en la vida de Elena e incluso fue su novio.



Alex:



Una chica que tuvo la suerte de conocer en su viaje a Ámsterdam, pareja de Nico. Y que termino siendo una gran amiga de Elena y una persona muy importante en sus bajos momentos. Llena de bondad, transmite energía positiva y hace que sientas en tus propias carnes esa felicidad que desprende.



Nico:



Pareja de Alex una gran persona. Le descubrió a Elena un mundo nuevo junto con Alex. Desprende sinceridad y bondad.



“Gracias a personas como vosotras, este mundo se hace más especial. Por cada paso que dais, abrís un camino lleno de vida donde no falta la magia ni la ilusión. Me habéis hecho creer que la vida es más fácil de lo que parece y que los días y las horas son dignos de disfrutar. Gracias por haber entrado en mi vida y, sobre todo, en mi mente. Haré lo posible por recordaros siempre…”



Raúl:



Hermano de Elena y Silvia un apoyo en su nuevo proyecto convertir su hogar en un complejo de cabañas “La Villa” y muy celoso de que a su hermana no le hagan daño.



Silvia:



Hermana de Raúl y Elena, aunque a priori no está muy de acuerdo con ella en su proyecto, al final será su confidente y apoyo.



“Todos tenemos un sueño por cumplir; que nadie te susurre lo contrario”



Álvaro:



Legionario, un chico cañón, muy buena persona y a veces tonto de lo bueno que es. Trae a Elena loca, enamorada como una colegiala.



Su mirada hace que Elena se sienta sexi, deseada y esos dos hoyuelos que se le forman en su cara al sonreír hace que se le caigan las bragas.



Todavía no he probado sus labios, ni sus caricias, ni siquiera el tacto de su barba en mi cara… pero sueño con ello cada noche desde que lo vi aparecer por primera vez.



Javi:



Un chico muy majo, malagueño. Que bebe los vientos por Elena.



Carmen:



La maldad personificada. Ex pareja de Álvaro. No le importa dañar a las personas si consigue su objetivo.



“Quiero sentirme querida y deseada, quiero encontrar a esa persona que me llene con solo mirarme, que con solo una sonrisa me entren cosquillas en el estómago, que con solo acariciarme entren escalofríos, que me haga reír cada minuto de mis días…”



Las descripciones que hace su autora del entorno, de los paisajes me han encantado. Hace que te sientas parte de ellos. Ámsterdam (llamada la segunda Venecia por sus canales) en invierno cuando se congelan los canales se convierten en una pista de hielo y se puede patinar por ellos. Ronda sus calles, sus tascas (bares), el Tajo, el Puente Nuevo y sobre todo el precioso “Balcón del Coño” la plaza de toros, etc.

Para una andaluza como yo leyendo las páginas de esta novela me he sentido de nuevo paseando por esas calles de Ronda. Embriagada de sus olores, de sus gentes, de sus paisajes. Croacia, Montenegro, Kotor, Bosnia, Mostar, Zadar, etc.



“Necesito ser fuerte, necesito valor, aunque esté hundida; necesito aceptarme. Solo así seré capaz de salir adelante”



Alex y Nico son esos amigos entrañables que el destino hace que te surja en tu vida y que juntos desprenden magia. Ven la vida con el único objetivo de ser feliz junto a su alma gemela y eso que trasmiten hace que lo sientas tú también.



“Me tengo que hacer la idea de que Álvaro ya no existe”



La relación entre Álvaro y Elena es de ensueño, idílica, de esas relaciones que se dan una sola vez en la vida. Como dice Álvaro “Tú y yo nacimos para estar juntos” hasta que entra una tercera persona en discordia con un secreto, que hace que todo se tambalee. ¿Serán capaces de superarlo o pondrán fin a esa maravillosa relación? ¿Elena será capaz de perdonar a Álvaro después de descubrir ese secreto?



“Quiero ver cómo tu cuerpo va

Perdiéndose en el mío sin saber volver atrás…

No quiero recordarte, solo quiero verte,

Pienso al despertarme contigo…

Sé que apenas nos quiere la suerte,

Pero quiero darte lo que me hace estar vivo.

Y lo siento si te sigo buscando,

Si no sé cortar las cosas a tiempo y…

No, no, no puedo soportar

Que todo esto se lo lleve el viento…



Destacaría esas despedidas de soltero/as en “La Villa” me encantaron y me he reído mucho con ellas.



En definitiva, una novela donde su protagonista Elena a través de sus diarios nos expone sus sensaciones, sentimientos, pensamientos, cosas que le van ocurriendo en su día a día y que son significativas para ella y necesarias para poder recordar su vida.

Con una trama que hace que te mantenga pegada a sus páginas sin poder parar de leer, con una historia dura, pero a la vez reconfortante. De fondo una historia de amor y desamor que te encantara, llena de ilusión, felicidad, tranquilidad, emoción, gratitud, fuerza, energía, amor, alegría, sonrisas, miradas, caricias, complicidad, pasión, conexión, placer, etc.

Lo mejor de todo, que es una historia 100% real.



Totalmente recomendable, es la primera novela que leo de la autora, y solo puedo decir que me he quedado enamorada de su pluma y de la manera que esta historia me ha llegado. Deseando leer algo nuevo de ella.


Enlace: https://emimimundomisreglasm..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Beatriz_Villarino
 27 julio 2020
¿Por qué me juzgas si no me conoces? de Prisacaru Valentina
Existen muchos tipos de violencia contra la mujer, laboral, económica, institucional, psicológica, física, sexual o simbólica. Todos consiguen relegar a ésta a un segundo plano, alguien que figura pero cuyo pensamiento importa poco, alguien que alegra aunque esté destrozada por dentro, alguien que perdona aunque la ofensa haya sido irreparable, humillante, terrorífica. Cuando la mujer vive con esta actitud es una mujer maltratada, no importa si el daño ha sido físico o moral.



No se puede consentir ninguna conducta de supremacía, no se debe perdonar, no se debe olvidar. Hay que recordarlo todo y evitar cualquier situación que nos lleve de vuelta a lo mismo. Y para evitar eso lo importante, lo primero, es reconocer lo que pasa y lo segundo luchar para que no vuelva a ocurrir, exigiendo una y otra vez el lugar que queremos ocupar en nuestra vida personal y social. Esto es difícil porque, a veces por venganza, a veces por miedo a ser violentadas de nuevo, podemos caer en el error de colocarnos, no en el mismo plano que los demás sino por delante, y continuar así con esta espiral de violencia e injusticia.



Todo lo expuesto hasta aquí es lo que advertimos en el libro, escrito de forma fragmentada, ¿Por qué me juzgas si no me conoces? compuesto por diez partes cuyo eje aparece en la primera, «Mi nombre es Valentina». La autora no se esconde, todo lo contrario, se abre a nosotros con un propósito claro según reza la segunda parte «Escribir, para mí, es liberar la mente». Creo que esta es la clave, Valentina Prisacaru utiliza el poder de la escritura para dejar escapar «las cosas que quería decir, y no las dije en su momento […] pensamientos que nunca pude expresar por miedo al rechazo». Una vez expuesta la finalidad del libro, Prisacaru cuenta su historia en forma de relato testimonial, una situación que, lamentablemente, es bastante usual para la mujer.



La escritura revela una conflictiva constitución de la identidad de la autora, que se convierte en constitución inacabada de la identidad de la mujer.



La clave para entender a Valentina está al comienzo de su historia personal, de su vida, aunque este comienzo esté relatado al final. Por eso despista algo, por eso hay que leer la declaración completa. Una vez se ha presentado nos enteramos, en el capítulo tres, de que «su primer amor» fue posesivo «Él era así, no le gustaba dar explicaciones o justificarse. En cambio, él quería saber todo lo que hacía porque si no se enfadaba». Tan posesivo que creó en ella una situación de total dependencia «y yo alrededor de su mundo, donde estaba atrapada». Lógicamente, cuando alguien se siente atrapada y no puede salir, la voluntad se va minando, así que no resulta raro, al contrario, lo vemos venir, saber que, después de años de convivencia, ella fue estafada y abandonada en la miseria, «Cuando no pudo sacar nada más de mí, y cuando vio que me había quedado sin nada, me dejó porque ya no le aportaba nada». En estos momentos estamos seguros de las consecuencias físicas y psicológicas que repercutirán en la autora tras este hecho, colofón de toda una secuencia de prepotencia y violencia verbal.



Lo raro es descubrir que la protagonista no se rinde, continúa buscando un hombre que quiera compartir con ella su vida y ser felices para siempre. Ahora nos preguntamos ¿por qué «para llegar a un príncipe hay que besar muchas ranas»? No entendemos que debamos enfocar nuestra vida hacia alguien, cuando hemos demostrado que somos capaces de salir adelante con nuestros propios medios. No es necesario pasar una y otra vez por la misma situación hasta encontrar un hombre protector.



La llave para empatizar con la actitud de Valentina está al final del libro, cuando nos habla de su infancia, y encontramos, horrorizados, a un padre que, por causa del alcohol, complejo personal o cualquier otra razón, se comporta con su familia de forma violenta, sádica «Se sentó en la cama con un cable conector en la mano […] Por cada error os golpearé, así que vosotras veréis […] Nos equivocamos mucho, y nos picaba todo el cuerpo, pero gracias a ese miedo pudimos aprenderla (¡la tabla de multiplicar!) de memoria». Un padre cuyo comportamiento y sus consecuencias aún son justificados, «Mi madre fue muy valiente al estar con él después del primer golpe». Un padre al que todo ha sido perdonado, «me acuerdo de él con cariño, y lo echo de menos».



Está claro, la infancia es una época fundamental en el desarrollo de la personalidad. Es difícil extirpar del ser humano el pasado. La necesidad de una familia feliz y protectora, en esa primera etapa, llevará a querer construirla a costa de lo que sea en la madurez.



Por regla general esta actitud es más propia de la mujer, mientras que en el hombre suele darse lo contrario. Es decir, cada sexo intentará repetir lo que vivió en sus primeros años, porque eso es “lo normal”. En cada caso de malos tratos del hombre hacia la mujer, los niños tienen más probabilidades de repetir esa conducta, mientras que las niñas repetirán la de sus madres.



A lo largo de la historia hemos asistido a triunfos de algunas reivindicaciones del sexo femenino, lo que indica que, como seres humanos, no dejamos de evolucionar. De ahí que el escrito de Valentina Prisacaru se convierta en su lucha particular para alcanzar el estado social que todos anhelamos.



Formalmente, es difícil sin embargo calificar este libro, porque el nombre de la protagonista coincide con el de la autora. Habremos de mirar al pasado para entender este texto, quedarnos en la confesión, en las memorias, y construir de manera adecuada la identidad de Valentina. El lector ocupa un lugar de interpretación psicológica «Eres dueña de tu vida. Mandas en tu vida», pues no equipara la biografía a la novela ni asimila a la autora como creadora de una obra literaria. Precisamente a causa de la ambigüedad del texto somos capaces de conseguir que Valentina Prisacaru cobre entidad y su texto tenga sentido. La autora se presenta a la vez como personaje literario y sujeto real para que los lectores podamos hacer un balance del proceso de superación del machismo.



Parece que en algunas zonas, bastantes, la igualdad entre sexos sigue perteneciendo a un estado teórico.



Ya es hora de llevarlo a la práctica en cualquier situación.


Enlace: https://elblogaurisecular.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20




{* *}