InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Greenbooks Editore

Editorial de origen italiano que publica obras clásicas y fundamentales de la literatura universal, poniendo énfasis en la producción literaria occidental.

Libros populares ver más


Críticas recientes
Celia_0504
 19 octubre 2021
Una habitación propia de Virginia Woolf
«Cierra tus bibliotecas si quieres, pero no hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente.»



He dedicado mucho tiempo a este libro tan corto, para poder leerlo y saborearlo con calma, y quiero dedicárselo a la reseña para que sea digna de él. Me reconozco culpable de haber vivido casi veintiocho años sin haber leído ninguna obra de Virginia Woolf hasta ahora, algo imperdonable. Y no sabéis como me alegro de haberme estrenado con esta autora con este celebre y breve ensayo que tanto ha influido en el feminismo. Decir que todas las mujeres del mundo deberían leerlo creo que es quedarse corto, pienso que todo el mundo debería leerlo, porque las perspectivas y visiones de genero que esta autora nos proporciona en este escrito siguen en nuestro siglo XXI igual de vigentes que en la centuria anterior.



La historia detrás de como surgió“Una Habitación Propia” nos traslada a marzo de 1928, año en que Virginia Woolf llevó acabo dos conferencias ante la Sociedad Literaria de Newham y la de Odtaa de Girton bajo el tema de la mujer y la literatura, pocos años después de que a las mujeres inglesas se les concediera el derecho a voto y se les abrieran las puertas a nuevos puestos laborales.



En estas charlas la escritora trascendió el tema principal (que no olvidado: los problemas que encuentran las escritoras a la hora de trabajar, ya sea por la falta de apoyos externos o por la falta de tranquilidad para sacar a relucir su genio )para exponer un alegato sobre la posición de las féminas en el mundo en el que a ella le toco vivir, y su necesidad de tener independencia económica y personal, y su espacio vital y personal, esa “habitación propia” donde poder trabajar sin estar expuesta a la presión y a las interferencias del mundo que la rodeaba y donde poder desarrollarse laboral y personalmente. También trata sobre el eterno debate de las relaciones entre hombres y mujeres y como estos han acabado teniendo una posición predominante, y como las mujeres, a lo largo de la historia, han quedado opacadas y en segundo plano, tradicionalmente les ha sido vetada las posibilidades, educación y libertades que los hombres han tenido por siglos, de ahí que su forma de trabajar, escribir y vivir este condicionada y encorsetada por factores que los hombres no pueden apreciar o entender. Esto entronca con la idea central sobre las diferentes figuras femeninas literarias más destacables de la literatura inglesa, y su trabajo y peso en dicha materia.



Siguiendo dos símiles que Woolf usa en esta obra que nos ocupa, todo el ensayo es una corriente, que la autora sigue, la de sus propios pensamientos, en la cual mete la caña para sacar de ella las ideas que presenta. Va saltando de un tema a otro con energía y firmeza, expresando todo aquello que quiere decir con un estilo muy personal, florido y claro. La autora tiene muy claro que es lo que quiere decir, y lo dice en voz alta y clara, con firmeza. Se detiene en cuestiones que le importan, como la necesidad de las mujeres de tener un sostén económico propio, o la idea de que el alma humana es un ente mixto con algo de hombre y algo de mujer, lográndose crear obras imperecederas cuando ambas esencias están en armonía una con otra. En un principio uno no ve donde quiere llegar la escritora cuando empieza a hablar y a divagar sobre las andanzas de una mujer cualquiera, alter ego ficticio de Woolf, desde su visita a Oxford hasta como empieza a prepararse para las conferencias, buscando información en la biblioteca del british museum y leyendo diferentes autores que tratan la feminidad y la figura de la mujer.



Pero poco a poco el lector empieza a ver por donde van los tiros, a partir del capitulo 3 todo empieza a encauzarse y a clarificarse ante sus ojos. Todo lo que se trata en este libro tiene su por qué, al final de la lectura te das cuenta que todos esos temas que al principio te parecían miras divagaciones están perfectamente conectados y todos son parte de la construcción que al final resulta ser este ensayo en el que se trata con gran incisión todas las dificultades de ser mujer y su papel no solo en la literatura, sino en el plano sentimental, social e historico. Incluso la inclusión de la escritora ficticia Mary Carmaichel y su no menos ficticia novela (Como me sorprendió descubrir eso. Mientras leía sobre esta señora estaba convencida de que tenía otro libro que buscar y añadir a la lista de pendientes, segurísima de que el libro sería famoso después de aparecer aquí) tiene su explicación y está incluido en el trabajo por algo. Woolf tiene claras las cosas y no da puntada sin hilo.



No voy a negar que hay cuestiones que no acabo de compartir con la señora Woolf o que no las acabo de ver, como que le quite importancia al hecho de que la mujer no tuviera el derecho a voto respecto a la importancia de que si tuviera rentas fijas. O a que acabe poniendo en el mismo saco a las cuatro grandes autoras inglesas según su manera de escribir y poder trabajar sin dejarse influir por sus sentimientos o por los prejuicios que como mujeres pudieron sufrir. Estas mujeres eran, como no, Emily y Charlotte Bronte (como siempre Anne la gran olvidada), George Elliot y Jane Austen. Cada una de estas mujeres fue hija de su tiempo y de sus circunstancias, y cada una tenia su propio estilo y forma de escribir y concebir la novela, no me parece justo ponerlas a todos en igualdad de condiciones, cada una de ellas tiene sus propios méritos y virtudes que las hacen sobresalir como novelistas (aunque reconozco que a George Elliot aún no la he leído). Pero la importancia de “Una Habitación Propia” es que se trata de una obra pionera y adelantada a su tiempo. Desde este ensayo narrado, Wolf expone diversas cuestiones sobre el feminismo que aún hoy en día siguen muy vigentes, luchas que las mujeres aún hoy sostenemos en la actualidad, demostrando que aún hay mucho por hacer si las cosas no han cambiado tanto de un siglo para otro.



Aunque sea una obra en la que cuesta introducirse al principio, y tenga momentos de muy densa lectura “Una Habitación Propia” es un libro muy interesante de leer y muy necesario para entender el feminismo, en el que esta celebre autora trata de animar a sus oyentes a que aprovechen las ventajas que tienen en ese momento y animarlas a avanzar en el mundo de las letras, las ciencias y las artes como una forma de ayudar a avanzar al conjunto de las mujeres a tener voz en la sociedad y la posibilidad de conseguir la ansiada libertad e independencia económica y mental. Su fama no es algo que haya conseguido aleatoriamente o por casualidad. Woolf nos presenta unas premisas muy interesantes que aún son de rabiosa actualidad y que hacen que este libro de casi un siglo sea cercano para el lector.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Magic_Ellie
 18 octubre 2021
Una habitación propia de Virginia Woolf
Es una de las novelas más sinceras y realistas que he podido leer, todos deberíamos leer a Virginia Woolf al menos una vez en la vida, porque la verdad es que merece la pena.



Aquí tenemos una novela que esconde reflexiones de la autora muy personales, habla de literatura y habla de la mujer. Un libro que hay que leer.
Comentar  Me gusta         10
Marisoliturrios
 16 octubre 2021
Una habitación propia de Virginia Woolf
92 años han pasado desde que se publicó “Una habitación (cuarto) propia” y sigue retumbando en el interior de cada persona que lo lee.



Con ensayo ficticio, Woolf ha podido explicar y llenar vacíos históricos, al mismo tiempo ha logrado transportarnos a otras épocas, otras leyes, otros pensamientos, otras mujeres. Y de esta manera entenderemos el pasado, la lucha, las victorias, los obstáculos.



Cuando Virginia empezó a publicar ficción, ella tuvo claro algo: “quiero encontrar mi propia voz” y lo logró, lo vemos en sus cuentos, novelas, ensayos, biografías, críticas…



Cuando Virginia da las conferencias en las que se basa este libro, un año antes, las mujeres luchaban por su lugar en la sociedad y no en la cocina, ese lugar que probaron en la recién acabada Primer Guerra Mundial, las mujeres a las que se dirigía era mujeres universitarias, mujeres que recién tenían derecho a votar, mujeres que quieren escribir… a esas mujeres Virginia les hace un recordatorio de ese camino espinoso que se ha caminado, las mujeres que han derribado muros, y que aun con tantos muros derribados se debe seguir buscando ese cuarto propio, la independencia mental, emocional y financiera.



Leer este ensayo es lo más cercano a escuchar a Virginia Woolf, menciona su sobrino y biógrafo Quentin Bell.



Los caracteres no me alcanzarán para escribir más sobre este libro. (Se hubieran unido a la lectura conjunta jajaja)



Me gusta ver el cuarto propio también como nuestro propio cuerpo, nuestro cerebro.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         20