InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Citas recientes /RSS
alaoestebooks 17 abril 2021
El arte de engañar al karma de Elísabet Benavent
Si a algo canta la música es al amor. Y si no encontramos palabras, siempre tendremos canciones con las que decir aquello que no logramos explicar.
Comentar  Me gusta         00
alaoestebooks 17 abril 2021
El arte de engañar al karma de Elísabet Benavent
Escribió Antoine de Saint-Exupery en El principito que «al primer amor se le quiere más, al resto mejor». Si alguien me pregunta, yo creo que con él gasté todos los cartuchos, los de «más» y los de «mejor».
Comentar  Me gusta         00
alaoestebooks 17 abril 2021
El arte de engañar al karma de Elísabet Benavent
En ocasiones, la vida nos pone en el camino a alguien con quien es difícil recordar los pasos en falso que nos llevaron hasta la unión. Personas de las que, pase lo que pase, nos acordaremos siempre como si hubieran llegado a nuestra vida siendo ya importantes en ella.
Comentar  Me gusta         00
alaoestebooks 17 abril 2021
El arte de engañar al karma de Elísabet Benavent
Pienso cuando sueño, cuando duermo sin sueños, cuando trabajo, cuando me ducho y hasta cuando me masturbo. Pienso. Nací para pensar, y... eso no siempre es sinónimo de que las cosas vayan bien. Para vivir, en un momento dado, hay que saber dejar de pensar. Y vivir como solo se puede vivir cuando solo estás sintiendo.
Comentar  Me gusta         00
alaoestebooks 17 abril 2021
El arte de engañar al karma de Elísabet Benavent
El abrazo es complejo. Es un idioma polisémico. Es un verbo de conjugaciones infinitas. El abrazo es el sexo sin orgasmo...o el orgasmo sin sexo. La piel por piel. Un alfabeto sin correspondencia. Una palabra que se pronuncia en silencio. Y cuando alguien te abraza de verdad, estás perdido. Porque el sexo puede ser imperfecto, y en esa imperfección reside su encanto. Pero el abrazo... hasta el abrazo torpe, el tímido, el apasionado, el desesperado... todos, excepto el abrazo vacío, son perfectos.
Comentar  Me gusta         00
alaoestebooks 17 abril 2021
El arte de engañar al karma de Elísabet Benavent
Hay emociones que deben ser compartidas para poder existir.
Comentar  Me gusta         00
alaoestebooks 17 abril 2021
El arte de engañar al karma de Elísabet Benavent
Me encantaba que Catalina siempre encontrase un motivo para reírse, hasta donde no lo había. La vida debería medirse en la cantidad de veces que reímos.
Comentar  Me gusta         00
alaoestebooks 17 abril 2021
El arte de engañar al karma de Elísabet Benavent
Te seduce la idea del alma gemela, ¿no? Pues déjame decirte algo... hay cientos de personas para nosotros. Estamos hechos de demasiados colores como para que solo encajemos con uno en concreto, Y, además, cualquier querer, por breve que sea, es querer. Y vale la pena.
Comentar  Me gusta         00
Liveletraslove 17 abril 2021
Richmo Boulevard de Paloma Fabián
Cuando uno está en su salsa, cuchara no le falta.
Comentar  Me gusta         00
alaoestebooks 17 abril 2021
El arte de engañar al karma de Elísabet Benavent
Me pregunté si la vida no sería una carrera en la que lo importante no era la velocidad, sino lo cargados que llevemos los brazos de experiencias cuando termine el viaje.
Comentar  Me gusta         00
Liveletraslove 17 abril 2021
La chica que amaba a Tom Gordon de Stephen King
El bosque estaba lleno de todo lo que no te gustaba, de todo lo que temías y detestabas instintivamente, de todo lo que intentaba dominarte con un pánico irracional.
Comentar  Me gusta         00
alaoestebooks 17 abril 2021
El arte de engañar al karma de Elísabet Benavent
Catalina me gustaba, no solo en la inmediatez de la piel. Me gustaba su candidez y el fuego que, lento y escondido, quemaba dentro de ella. Ella no lo sabía. Ella no tenía ni idea. Pero, joder...tenía unas alas inmensas que, como no sabía que existían, nunca había extendido ni experimentado qué se siente con ellas. Me pregunté si abarcarían el mundo.
Comentar  Me gusta         00
alaoestebooks 17 abril 2021
El arte de engañar al karma de Elísabet Benavent
Somos cientos de partes de un todo. Somos lo que aprendimos de otros. Somos la herencia de los miedos de nuestros padres, de nuestros propios fantasmas. Tenemos nuestras emociones y aprendemos imitando las de los demás. Crecemos de esta manera: por imitación. Pero, al final, todo se reduce a una única pregunta: ¿Qué quiero que recuerden de mí? ¿Cuál de mis mil rostros?
Comentar  Me gusta         00
gabybarreyro 17 abril 2021
Los Miserables de Victor Hugo
Mientras el hombre es niño, Dios quiere que sea inocente.
Comentar  Me gusta         00
alaoestebooks 17 abril 2021
El arte de engañar al karma de Elísabet Benavent
A las llamas nos lanzaríamos, a pecho descubierto, por el puro placer de vivir.
Comentar  Me gusta         00
gabybarreyro 17 abril 2021
Los Miserables de Victor Hugo
Es que en el alma conserva una pena, la inocencia, y las perlas no se disuelven en el barro.
Comentar  Me gusta         00
alaoestebooks 17 abril 2021
El arte de engañar al karma de Elísabet Benavent
Pronto llegó esa mirada lobuna que todos tenemos cuando nos excitamos. El brillo. La intención, que se nos escapaba. En sus ojos observé lo mismo y me gustó sentir que allí no había ninguna oveja, solo dos lobos.
Comentar  Me gusta         00
alaoestebooks 17 abril 2021
El arte de engañar al karma de Elísabet Benavent
Los sonidos pueden tener colores, ¿sabes? Y temperatura. Y sabor. Y tacto. Más allá de la sinestesia, cuando estás con la persona adecuada, las risas colisionan contra todos los sentidos.
Comentar  Me gusta         00
alaoestebooks 17 abril 2021
El arte de engañar al karma de Elísabet Benavent
Hemos crecido con la idea de que mostrar nuestra rabia es malo, de modo que los signos que dejamos que nos asomen al rostro son solo los que no podemos controlar pero lo intentamos. Es más que un enfado. Es...fuego. Cuando sentimos rabia, por un momento, también estamos locos.
Comentar  Me gusta         00
alaoestebooks 17 abril 2021
El arte de engañar al karma de Elísabet Benavent
Una tiene que ir cumpliendo años para darse cuenta de que hay preguntas que nacen sin respuesta y que esa es, justamente, la razón de su existencia. Hay preguntas que, solo con formularse, son la respuesta.
Comentar  Me gusta         00












{* *}